lunes, 2 de marzo de 2009

La Pantera Rosa 2 (The Pink Panther 2)

Quisiera pensar que La Pantera Rosa 2 es ligeramente mejor que su odiosa predecesora (me refiero por supuesto al re-make del 2006, y no a la versión original de 1963), pero no descarto la posibilidad de que simplemente me haya vuelto más estúpido en estos tres años, y que por eso me hiciera reír esta ridícula y doblemente innecesaria secuela.

No estoy diciendo que La Pantera Rosa 2 sea una buena película. Incluso si ignoráramos el simplón humor y la pena ajena de ver a Steve Martin prostituyéndose por un jugoso cheque, todavía nos quedaría el inepto guión, aún más perezoso y arbitrario que el de la cinta previa.

Un rápido ejemplo: la cinta comienza con el previsible robo de una valiosísima joya. Entonces, el Ministro Dreyfus (John Cleese, reemplazando a Kevin Kline) decide formar un equipo de súper policías para investigar el delito y encontrar otras reliquias históricas que también han desaparecido. ¿Quién será el líder del grupo? El inepto Inspector Clouseau (Steve Martin), desde luego. ¿Por qué? Porque se le considera el mejor detective del mundo. ¿Por qué? Porque así lo dicta el guión. Al menos la versión de Peter Sellers empleaba considerable ingenio para justificar el accidental éxito del Inspector a pesar de su torpeza. Los re-makes simplemente nos piden tragar ciegamente la premisa, en el entendido de que no hace falta disciplina narrativa cuando hay constantes rutinas cómicas para distraernos de su incoherencia.

Admito que en varios momentos resulta cierta esa suposición. Cuando la historia se centra en el misterio del ladrón conocido como "El Tornado", o cuando estamos viendo los problemas románticos del Inspector Clouseau (dividido entre la simpática Emily Mortimer y la devastadora Aishwarya Rai), la película se vuelve tediosa y cansada. Por suerte esos insípidos períodos se ven constantemente interrumpidos por las excéntricas rutinas cómicas de Clouseau, que van desde el absurdo verbal (por ejemplo, la repetición irracional de la palabra "jojoba") hasta el hilarante slapstick que me recordó los mejores años de Steve Martin en Saturday Night Live (como en el "gag" de las botellas de vino). Sin embargo, brilla por su ausencia el sagaz estilo del comediante, para ser reemplazado por su débil caracterización y exagerado acento francés.

También podría considerarse una mejoría el desfile de famosas figuras que la secuela atrajo pues, además de contar nuevamente con la presencia de Jean Reno y Emily Mortimer, se integran al elenco el mencionado John Cleese, Alfred Molina, Andy Garcia, Jeremy Irons, Lily Tomlin y la súper-estrella de Bollywood, Aishwarya Rai. No puedo decir que la cinta sepa aprovecharlos (a menos que alguien haya soñado siempre con ver a Alfred Molina en mallas de ballet), pero su mera presencia le da muy necesitada credibilidad a la película.

La dirección de Harald Zwart es ligeramente más pulida que la del obtuso Shawn Levy, pues ofrece un par de secuencias con buen ritmo y coreografía (como cuando vemos las peripecias de Closeau en varios monitores de seguridad). Vale decir que Zwart tiene en su haber algunas medianas comedias, como la fantasía infantil Agent Cody Banks y la bizarra farsa One Night at McCool's. Nada extraordinario, pero muestran mejor sentido del humor que las abismales películas de Shawn Levy, quien "dirigió" la película anterior.

Para no seguir comparando ambas películas, terminaré diciendo que aún si el lector odió la primera parte, hay algunos elementos rescatables en la secuela, aunque no los suficientes para recomendarla por sí misma. Entonces, si no hay otras opciones viables para ir al cine con la familia, al menos pueden consolarse con las escasas pero genuinas risas que genera La Pantera Rosa 2, y como atractivo adicional puedo señalar que casi no hay chistes que giren en torno a fluidos corporales o funciones excretorias. Triste halago para una película con Steve Martin.
Calificación: 5

4 comentarios:

CESAR dijo...

Hola Pablo..

La verdad la palabra "odio" cabe muy bien para esta clase de películas que increíblemente aún tienen presupuesto para su puesta en escena…. (habla muy mal de la inteligencia humana .. claro que si los norteamericanos reeligieron a Bush ..ya algo andaba mal desde las cavernas ..en fin) …

Pero quería comentarte otra cosa … sabes, ya me vi a Benjamin “Gump” Botones (tienes razón) .. también vi la fabula oscura del millonario hindú y para rematar un fin de semana atareado vi El Luchador.. (que me extraña no hayas criticado aún …) por lo tanto “spoiler” … te cuento que luego de ver estas tres buenas películas quede con un poco de desazón porque no le hayan hecho justicia en los oscares a esta ultima…. Y es que rayando en lo repetitivo, en efecto ha sido el papel de la vida para Rourke, me encanto, y es que siempre he pensado que los papeles más difíciles son cuando la actuación hace referencia a seres normales.. es decir, sin taras, sin sida, o sin toda una epopeya rodeándolos y magnificándolos … y es así que me llamo la atención del papel del luchador porque a punta de sencillo, nos convence, con toda la fuerza de un perdedor digno .... y nada que decir de la dirección que logra sumergirnos magníficamente (igual a punta de minimalismo) en un vórtice de desesperanza y soledad (a ratos me sentía en una nueva película llamada “Quien quiere ser John Rourke”) …

Hace algún tiempo me llamó mucho la atención un comentario de uno de los protagonistas reales de Band of Brothers (la serie de HBO) .. en el cual decía que cuando un compañero de ellos caía herido ellos se alegraban porque pensaban que iba a volver a casa y cuando caía muerto, también se alegraban porque ya no tendría que estar en ese infierno. Hablando de la escena final de la película (que también me parece magistral) espero de todo corazón que haya significado la redención tan esperada y el fin del sufrimiento de ese guerrero que me tocó el corazón, mucho más que el maquillado y un tanto plano Pitt …¡¡¡

Pablo del Moral dijo...

César: Ya publiqué la crítica de "Luchador", y verás que señalo puntos muy similares a los que haces en tu comentario. Viéndolo desde ese punto de vista, tienes razón al decir que el trabajo de Rourke es superior por no tener que ampararse en algún "gimmick" (sida, etc.) para congraciarse con el público. Y como dije... ¡una canción de Accept! Tan sólo por eso yo le hubiera dado el Óscar ;-) Muchos saludos y gracias.

Luis dijo...

Que tal Pablo. Nuevamente robándote bites de tu excelente sitio. Realmente estoy atrasado con las películas de momento debido a exceso de trabajo; sin embargo, ayer vi esta película de la cual no comentaré mucho. Solamente seré honesto que la vi por la expectativa de matar el tiempo con mis hijos gemelos de 10 años, porque disfruté muy ligeramente la primera cinta y porque me gustaron mucho las cintas de antaño de la Pantera Rosa cuyo protagonista principal fue el finado Peter Sellers.

Soy honesto al decir que reí lo suficiente, aunque eso no implique que considere como buena esta película. Lamento que su competente elenco fuera un cuasi desperdicio, haciendo el esfuerzo mínimo que el ridículo guión les dictó. Entiendo que es una película con situaciones chuscas, ridículas y exageradas que buscan mantener la atención y risas de la audiencia sin esperar seriedad o formalismo. Sin embargo, es casi un insulto a la inteligencia de la audiencia, incluso la de los niños, tratar de hacerle tragar un argumento ridículo cuyo final es tan predecible como el resultado de examenes académicos de alguien que no estudia.

Me da gusto que la guapísima Aishwaria Rai esté incursionando en Hollywood desde hace varios años y la considero una buena actriz, aunque en esta película es puramente una presencia ornamental y donde no tiene mucho que hacer, aunque lo poco que hace pone cierto entusiasmo. Solamente espero que escoja mejor sus proyectos en el futuro.

Y qué decir de Andy García y Dr. Octavius...digo, Alfred Molina. Bueno, no diré nada.

Que estés bien Pablo y espero con ansias ir al cine el próximo fin de semana para ver Watchmen. Ya leí tu crítica así es que te estaré comentando en breve.

Un abrazo.

Pablo del Moral dijo...

Luis: Espero que para este momento ya hayas visto Watchmen. Por lo demás, coincido con tu opinión sobre La Pantera Rosa 2, especialmente el deseo de ver a Aishwarya Rai en papeles más sustaciosos, que le saquen auténtico provecho a su talento y no sólo a su rostro. Un saludo y mucha suerte.