lunes, 30 de marzo de 2009

El Peor de los Miedos (Right at Your Door)

Aunque no me gusta discutir con demasiada profundidad el género al que pertenece una película ("¿Alien es horror o ciencia ficción?"), creo que un breve análisis al respecto sobre El Peor de los Miedos puede clarificar su tono e intención.

Podríamos decir que es ciencia ficción porque especula sobre un posible evento en el futuro cercano; también encaja parcialmente en el terror por su estructura general (amenaza externa sobre un grupo de gente aislada), pero propongo que es más preciso clasificarla como un thriller político y humano, pues no refleja situaciones fantásticas, sino absolutamente posibles, que no han ocurrido pero que lamentablemente podrían suceder en cualquier momento. De igual modo, no se enfoca en horrores futuristas ni sobrenaturales, sino en los siempre presentes vicios de la humanidad que empeoran situaciones ya de por sí terribles.

El Peor de los Miedos comienza con un día normal en los suburbios de Los Ángeles. Lexi (Mary McCormack) va a trabajar mientras su esposo Brad (Rory Cochrane) se queda en casa. Pero al poco tiempo éste se entera por las noticias de que cuatro "bombas sucias" explotaron en el centro de la ciudad, dispersando alguna sustancia tóxica que ha infectado a muchas personas en el área donde trabaja Lexi. Sin poder comunicarse con ella, Brad trata de ir a rescatarla, pero las autoridades han cerrado las calles para evitar que entre más gente a la zona de riesgo... o que salgan los infectados. Entonces Brad no tiene otra opción más que refugiarse en su casa y seguir las instrucciones emitidas por el gobierno, que incluyen sellar herméticamente su casa... y no dejar entrar a nadie que pueda estar infectado. Por eso, cuando llega Lexi enferma y decaída, Brad tiene que tomar una horrible decisión: dejar que su esposa muera lentamente en el portal de su casa, o admitirla y poner en riesgo su propia vida.

Aunque la primera mitad de esa sinopsis suena como un aparatoso episodio de 24, el 95% de la película se desarrolla en la casa de la pareja, centrándose en el conflicto familiar y no en las explosiones o acción policíaca, que sólo vemos como lejanas nubes de polvo y confusas imágenes televisadas. Así podemos examinar el problema doméstico desde diversos puntos de vista, ninguno de los cuales ofrece una respuesta fácil o evidente que no implique sacrificio personal o traición hacia el ser querido... una muy interesante premisa aderezada con buenas dosis de suspenso y hasta intriga marital que podría influir en el sorpresivo final; no puedo decir que sea previsible, pero tampoco me pareció totalmente justificado o consistente con los personajes.

Hablando de personajes, debo señalar que el libreto tropieza varias veces con sus caracterizaciones, pues en más de una ocasión la trama avanza sólo porque alguien hace algo totalmente ilógico o inconsistente con la situación. Además, conforme avanza la historia los diálogos van perdiendo sinceridad hasta parecer una didáctica disertación sobre ética y responsabilidad. Afortunadamente los actores sostienen a flote la cinta que, por cierto, dura más de lo necesario gracias a numerosas escenas redundantes que discuten básicamente el mismo punto una y otra vez. Quizás me equivoco, pero sentí la presencia del "Síndrome de Corto que quiere ser Largo", enfermedad que añade "relleno" innecesario para extender un cortometraje a largometraje, provocando la disolución de la idea y del impacto que podría haber tenido en un formato más corto y conciso.

Por coincidencia El Peor de los Miedos se estrenó en mi ciudad (¡con tres años de retraso!) el mismo día que Presagio (Knowing), otra historia apocalíptica pero menos realista y más preocupada por mostrarnos resplandecientes efectos especiales de épica envergadura y elevado costo. Supongo que puede ser un ejercicio interesante ver ambas películas y decidir cual funciona mejor dentro de sus límites e intención. Yo me inclinaría hacia la de menor costo, pues aunque está lejos de ser perfecta El Peor de los Miedos (y su director-escritor) merece respeto por la ambición narrativa e ideológica que le ayuda a hacer preguntas duras aunque no siempre tenga el ingenio necesario para responderlas. Y, en un nivel más simple, logra generar una atmósfera más angustiante y tensa que Presagio, a pesar de casi no tener efectos especiales ni recursos para impresionarnos visualmente. Creo que The Twilight Zone realizó mejor una premisa similar hace casi cincuenta años, pero siempre hay lugar para nuevas interpretaciones de la misma disyuntiva, especialmente cuando está bien actuada y dirigida... aunque dure más de la cuenta.
Calificación: 8

5 comentarios:

Anónimo dijo...

ola pablo
Me gustaria saber tu opinion sobre todo eso de aladygma...
Estoy seguro ke nada tiene ke ver con cloverfield...kreo jejej
Pero escuche ke era un juego... aun asi no entiendo...
¿?¿?

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: Pues francamente no sé con certeza cuál es el propósito de esa "experiencia interactiva". Por cierto, aladygma es "amydgala" al revés, una parte del cerebro que tiene influencia en la memoria y respuestas emocionales. La verdad me dan pereza esas "campañas virales"... pueden ser entretenidas por unas horas, pero a fin de cuentas estás sujeto a lo que quieran revelar sus diseñadores, de modo que prefiero esperarme a escuchar los resultados. Pero entiendo el atractivo de la investigación y el misterio... Gracias y saludos.

Pablo del Moral dijo...

Me acabo de dar cuenta... Aladygma al revés no es Amygdala, sino Amgydala. Pero quizás sea anagrama de algo más... soy muy malo para esos acertijos, obviamente. Saludos!

Orlando dijo...

Hola Pablo,
Yo vi esta película apenas el fin de semana pasado, y no quise dejar pasar la oportunidad de comentarla, aunque es seguro que ya no va a generar un hilo de discusión. Ante todo, debo decir que veo varios elementos buenos en la películal. Por ejemplo, se nota a leguas que no hay mucho presupuesto, pero creo que parte de una sólida premisa, una buena idea de base, por lo que no hay necesidad de demasiados efectos especiales para dar curso a la historia. Según yo, está bien actuada y bien llevada (me imagino que eso es mérito del director), de manera que no se siente tan larga (según yo). De acuerdo en que hay más de un detalle criticable en el guión, pero pienso que no son pecados mortales. Mientras veía la historia con mi esposa que es bióloga, ella encontró más detalles técnicos sobre la verosimilitud de la situación (la verdad hubiera preferido no saber lo que ella me dijo, porque pierdes un poco el suspenso cuando empiezas a cuestionar la imposibilidad de algunos de los factores que plantea la película), pero bueno..., tampoco se puede pedir que todas las películas tengan que pasar por un supervisor científico para su evaluación. Volviendo a lo que importa, que es la experiencia cinematográfica, yo creo que la película funciona bien en varios niveles, y tiene más méritos (como acertadamente Pablo resalta) que varias cintas de mucho mayor presupuesto. Saludos Pablo.

Pablo del Moral dijo...

Orlando: Qué bueno que pudiste ver esta ignorada película, y gracias por esa perspectiva científica ;-). Me da gusto que hayan planeado bien el libreto y se hayan ceñido a la realidad en un tema tan controversial como los ataques terroristas. La verdad no siempre me complació el libreto, pero definitivamente coincido contigo sobre el valor de esta película sobre tantas otras de mayor prestigio pero menor éxito narrativo. Un saludo y que tengas muy buen fin de semana!