lunes, 4 de julio de 2011

No Me Quites a Mi Novio (Something Borrowed)

Para este momento mi cerebro ya debería haber desarrollado un mecanismo de defensa contra las películas de Kate Hudson, pero parece ocurrir lo contrario, pues siempre encuentro excusas para verlas (y no, no estoy secretamente enamorado de ella; ni siquiera me parece TAN atractiva). En el caso de No Me Quites a Mi Novio, la excusa fue la presencia de Ginnifer Goodwin y John Krasinski, cuyos habituales estilos de comedia sugerían algo un poco distinto (¿me atrevería a decir "mejor"?) que cualquier otra típica "chick flick" de similar manufactura. Y aunque No Me Quites a Mi Novio no fue realmente “mejor”, resultó más tolerable de lo que esperaba, en parte porque Hudson ocupa esta vez el papel secundario de "mejor amiga", dejándole el rol estelar a la "fea" Goodwin. Muy bien, creo que eso fue suficiente racionalización.

El argumento requiere un diagrama para esclarecer las relaciones, confusiones y enredos que lo integran, así que será más fácil listar los personajes a modo de sinopsis: Rachel (Ginnifer Goodwin) es una tímida mujer que estuvo enamorada de Dex (Colin Egglesfield) cuando ambos estaban en la universidad, pero ella nunca persiguió seriamente la relación. Varios años después encontramos a Dex comprometido con Darcy (Kate Hudson), la mejor amiga de Rachel. Entonces, durante una ruidosa fiesta, regresan aquellos antiguos sentimientos, y Rachel termina pasando la noche con Dex. Sintiendo que traicionó a su mejor amiga, Rachel trata de olvidar el encuentro, pero su mejor amigo Ethan (John Krasinski) le advierte que pasará su vida arrepintiéndose por no haber actuado cuando aún había tiempo. Y, desde luego, todos están invitados a un fin de semana en la playa, donde la proximidad y la atmósfera romántica complicará aún más la situación ¿Revelará Rachel su secreto? ¿O se quedará callada y será infeliz para siempre?

En cierto modo se cumplió mi predicción; la presencia de Goodwin como protagonista hace la trama menos irritante y el humor un poco más sobrio. Por su parte, Krasinski emplea su típico sarcasmo para generar las escasas sonrisas existentes en la película entera. Lástima que el libreto le endilgue su propio pseudo-romance con la posesiva Claire (Ashley Williams), a quien trata de evadir fingiendo ser homosexual. Risas seguras, ¿cierto? Afortunadamente esa farsa se desinfla pronto y queda en el olvido. Por lo demás, la historia se desarrolla tal como esperamos, y aunque el director Luke Greenfield logra mantener un poco de suspenso sobre el futuro romántico de la protagonista, a fin de cuentas es irrelevante, pues no se desvía mucho de las fórmulas usadas en incontables comedias románticas. Por ejemplo, cuando llegamos a la escena con Rachel caminando bajo la lluvia mientras se escucha una insípida balada, queda bastante claro hacia dónde se dirige la historia... y todavía falta casi media hora para el final.

Ojalá tuviera más que decir sobre No Me Quites a Mi Novio, pero no me pareció tan mala como para inspirar una crítica realmente vitriólica; ni suficientemente buena para recomendarla como algo especial. Tan solo es otra típica "chick flick" que en esta época del año tiene la ingrata tarea de servir como antídoto contra las "películas evento" dirigidas al público masculino. En cuanto a las actuaciones, Ginnifer Goodwin me pareció simpática y vulnerable; Colin Efflesfield es un galán genérico e inofensivo; John Krasinski repite las rutinas aprendidas en The Office; y Kate Hudson hace un buen trabajo como la estridente y narcisista "mejor amiga" hambrienta de drama y atención; creo que aprecio más a esta actriz en dosis pequeñas y menos en roles estelares (ejemplo reciente: Nine). Entonces, la experiencia no fue ni buena ni mala; ni romántica ni particularmente cómica. Simplemente ofrece la dosis mínima de entretenimiento para justificar dos horas en el cine (o en TV, a donde seguramente llegará esta cinta en cualquier momento). Ah, y un punto extra por revivir la canción Push It de Salt 'N Pepa. Fue lo más memorable de esta película (porque todavía la traigo atorada en la cabeza).
Calificación: 6

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Pablo!

Está película está basada en un libro que se llama "somethig borrowed" ( un chick-lit jeje)como el título de la película en inglés. Sé que la película por si sola debería ser suficiente para entretener o contar la historia de los personajes sin que tengas que leer el libro y creo que la película cumple con la adaptación, aunque no del todo...la relación entre los personajes principales es más complicada de lo que aparece en la película. De todos modos a mi me agradó, Ginifer Goodwin es como imaginé a Rachel en el libro y Colin Egglesfield, al menos fisicamente también.
Y jaja cómo mencionas yo también traje un rato la canción de "push it" dando vueltas en la cabeza!

Maki

Anónimo dijo...

Pablo: tenés dos comentarios sin responder en la crítica de Tetsuo: The Bullet Man

Pablo del Moral dijo...

Maki: Gracias por esa perspectiva de alguien que leyó el libro. Me alegra que no lo hayan "destrozado", como frecuentemente ocurre con estas adaptaciones cinematográficas. No podría decirte que me interesa leerlo, pero ahora entiendo mejor algunos de los problemas de la película. Muchos saludos y que tengas buen fin de semana!

Anónimo: Los responderé ahora mismo. Gracias.

Paola Monter Uribe dijo...

Pues yo sí recomiendo esta película, en lo personal me gustó mucho, No me Quites a mi Novio es un filme de comedia romántica, a mí me mantuvo entretenida y me divirtió.