sábado, 21 de febrero de 2009

Quisiera Ser Millonario (Slumdog Millionaire)

Me alegra mucho ver la súbita aceptación crítica que está recibiendo el director Danny Boyle por Quisiera Ser Millonario, pues me gusta su filmografía entera (con excepción de The Beach) y creo que muchas de sus películas han sido injustamente tratadas por no ajustarse a las expectativas del público. Claro, nadie niega la genialidad de Trainspotting, pero las igualmente provocativas Shallow Grave, A Life Less Ordinary, 28 Days Later y Sunshine han tenido tantos aciertos (y menores fallas) como su más reciente y más aclamada obra.

Quisiera Ser Millonario se centra en Jamal Malik (Dev Patel), un joven huérfano que creció en los pintorescos barrios de Mumbai, en la India, y quien, por azar o destino, está concursando en el popular programa de televisión Who Wants to Be a Millioinaire, donde un premio monetario va incrementándose conforme el participante responde correctamente a varias preguntas. Pero eso no es todo... con cada pregunta que Jamal acierta, vemos una viñeta de su infancia o adolescencia, en la que se muestra la razón por la que conoce la respuesta. Y así la tensión va incrementándose (junto con nuestro entendimiento de su vida) hasta llegar a la pregunta final, que puede darle a Jamal más dinero del que jamás soñó... o arrebatarle todas las ilusiones de su vida.

Durante la primera media hora me desanimó un poco la repetitiva estructura, y el conveniente modo como cada pregunta se relaciona mágicamente con un significativo evento pasado en la vida del protagonista. Sin embargo, conforme avanzó la historia, me di cuenta de que su auténtico propósito es examinar con cada viñeta un aspecto de la caótica vida en la India, desde la azarosa infancia de los niños en las calles de Mumbai, hasta el impacto que ha tenido la cultura occidental en aquel país, ya de por sí contradictorio por su simultáneo pragmatismo y espiritualidad.

Otra función de las viñetas es mostrarnos la cambiante relación entre tres jóvenes a lo largo de sus impredecibles vidas, en las que sus separaciones son tan importantes como los momentos que pasan juntos. Es una muy válida estrategia para enriquecer el libreto y trascender el básico suspenso generado por el concurso televisivo, pero al mismo tiempo siento que fue el aspecto menos trabajado, pues me recordó una similar historia más impactante y mejor contada en la cinta Ciudad de Dios. No obstante, el carisma de los actores y sus honestas actuaciones logran "conectar" eficientemente con el espectador, añadiendo un nivel emocional que el mero triunfo o fracaso del protagonista no hubiera logrado generar.

Otro diestro truco que implementa Boyle (o su guionista), es empezar la película con lo que parece ser un evento posterior al concurso, sugiriendo anticipadamente el resultado final y eliminando todo suspenso. Pero es tan sólo una ingeniosa manipulación del tiempo y de nuestra percepción; sin revelar nada más, puedo asegurar que el final recupera la tensión, al mismo tiempo que amarra perfectamente todos los hilos de la trama con una conclusión agridulce, pero gratamente satisfactoria.

La dinámica y vibrante dirección del británico Danny Boyle complementa muy bien el entorno de la cinta; obviamente su intención no fue emular el lenguaje narrativo de "Bollywood" (excepto en los simpáticos créditos finales, donde rinde tributo a la tradición musical de ese exuberante cine), sino incorporar su propio estilo a la exótica sensibilidad india, y es testimonio de su tremendo talento que cintas tan diferentes como las mencionadas Sunshine (ciencia ficción humanística), A Life Less Ordinary (un violento y moderno cuento de hadas), 28 Days Later (horror para el nuevo milenio) y ahora Quisiera Ser Millonario, muestren una equivalente fusión de la visión del director con los específicos estándares de sus respectivos géneros.

No creo que Quisiera Ser Millonario sea la mejor película de Boyle (o, al menos, la que más me guste); pero definitivamente es una muy recomendable película con la perfecta combinación de humor, drama y verdades humanas para hacerla accesible, muy entretenida y hasta edificante. Los actores realizan un perfecto trabajo bajo la firme mano de Boyle y su ignorada co-directora Loveleen Tandan; el maestro cinematógrafo Anthony Dod Mantle nos ofrece coloridas y fluidas imágenes que capturan en sus detalles todo el "sabor" local de Mumbai, luciendo su inesperada belleza pero sin ignorar las sórdidas realidades de la vida en sus barrios. En resumen, un gran logro en todos los niveles que merece ser apreciada no sólo por las emociones que genera su afable historia, sino por el interesante mensaje que en ella se oculta. Ojalá este triunfo abra nuevas puertas para Boyle, y aporte renovado impulso a su ecléctica carrera.
Calificación: 9

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Parece ser que Boyle volvió a valerse de su extraño fetiche monetario del cual conversamos tiempo atrás. Como mencioné, creo que las cuatro películas que más me han gustado de este cineasta contienen precisamente esta bizarra temática (1.-Trainspotting, 2.-A life less Ordinary 3.- Millions, .4- Shallow Grave).

http://buttercupattack.blogspot.com/

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: Cierto, había olvidado ese tema recurrente. Supongo que no será el dinero lo que tanto le atraiga, sino la impredecible actitud de la gente cuando lo encuentra en abundancia... o lo que está dispuesta a hacer por él. Al menos Sunshine no sigue tal obsesión ;-) Muchos saludos y gracias.

Anónimo dijo...

Desde luego, no se trata únicamente del dinero, sino de las malsanas obsesiones humanas de los personajes que él construye... lo cual se hace presente incluso en películas de menor categoría como la repudiada the Beach o la incomprendida Sunshine.

Saludos

Luis dijo...

Que tal Pablo. De vez en cuando es bueno ver buen cine que se sale de lo acostumbrado y películas que se les hace justicia en el "oscuro" proceso de selección de los premios Oscar.

No utilizaré muchos bites de lo debido en este comentario, solamente quiero expresar que me agradó mucho esta película porque la considero que se ha ganado un espacio dentro del cine contemporáneo por su carácter entretenido, honesto, artístico, hecho con limitados recursos y con buenos actores y actrices, aspectos que son cada vez más escasos como el agua.

Comencé a interesarme no hace mucho por Bollywood y he investigado lo suficiente para darme cuenta que es una enorme industria desconocida por muchos y muchas. De esa cuenta comencé a ver muchas películas "made in India" y la mayoría me han gustado por alguna u otra razón. Slumdog Millionarie, a pesar que la considero como un híbrido de cine (por su contexto, sus actores, estilo, dirección y producción), pone en escena muchas cualidades de ese mundo fílmico de Bollywood y probablemente pondrá a prueba los gustos de mucha gente debido a su "novedad" o porque no es del acostumbrado entrenimiento de nuestra cultura occidental.

Hasta la próxima Pablo y saludos.

P.D. Algo más Pablo y hablando de otra cosa, ¿sabes si finalmente harán o están haciendo la película sobre un video juego llamado CASTLEVANIA?

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: Buena observación... veremos si su siguiente película continúa esa temática. Saludos y gracias.

Luis: Creo que a mi me pasa algo distinto con Bollywood; las pocas películas que he visto de aquella región me han aburrido un poco. No me molestan los bailes y el extraño humor... simplemente encuentro los argumentos lentos y cansados. Sin embargo, me han gustado mucho varios híbridos indo-británicos, como Monsoon Wedding, Bend It Like Beckham, Bride and Prejudice y hasta cierto punto Angus, Thongs and Perfect Snogging. En todas ellas se combina la sensibilidad "bollywoodense" con la cultura británica, y me parece un buen balance de lo mejor de ambos mundos. En cuanto a Castlevania, hasta donde sé fue una de las cintas cuya producción se detuvo por la famosa huelga de escritores del año pasado. Pero el IMDb sigue listándola como "proyecto en producción", con el director Sylvain White al frente (lo cual no inspira mucha confianza). Como sea, estoy jugando Castlevania: Order of Ecclesia en el Nintendo DS, y prefiero disfrutar la saga en su forma original, y no crear expectativas irreales sobre su adaptación fílmica. Espero que esto responda tu pregunta. Muchas gracias y saludos.

Luis dijo...

Muchas gracias Pablo por tomarte tu tiempo en responder mi pregunta. Comparto el mismo gusto por las películas que mencionas y estoy totalmente de acuerdo con los híbridos indobritánicos.

Respecto a Castlevania, la verdad es que he sido fanático de este juego desde que se inició con el primer Nintendo y tengo todos los juegos de todas las consolas que han salido aunque no todos los juegos me han gustado. A pesar de mi afición, no tengo mayores expectativas si alguna vez sale la película ya que la gran mayoría de las películas basadas en video juegos (si no todas), no les ha ido del todo bien. En caso de realizar este proyecto, de inicio me encantaría que la ambientación de época fuese ligeramente similar a la última de Underworld, respetando los elementos de la historia original relevante a los Belmont. Gracias nuevamente y saludos.

Pablo del Moral dijo...

Luis: Creo que mi experiencia con Castlevania es más limitada, pues aunque recuerdo haber jugado parcialmente alguno de sus títulos en el NES, no fue sino hasta el Nintendo DS cuando me aficioné a la saga. Y suena interesante tu idea de ambientar la adaptación cinematográfica de manera similar a la de Underworld, aunque a mi me gustaría ver algo un poco más realista y menos "gótico". Y ojalá no se limiten a vampiros, sino que exploten más habitantes del enorme bestiario del juego. El tiempo dirá. Muchos saludos y gracias.

Nico dijo...

Creo que este película es el ejemplo más claro de lo bajo que ha llegado la elección de los premios Oscar hoy en día: la película la encontré definitivamente mala en todos sus frentes...

Considero que la elección de esta película es una cortina para lo siguiente:

1.- Crear vínculos con una industria gigantesca como Bollywood con la esperanza de ingreso de dinero fresco a Hollywood

2.- En tiempos en los que hay una crisis económica mundial y se vive un pesimismo generalizado ¿qué mejor que premiar una historia llena de "optimismo" en la cual un tipo sin mucho que perder se hace millonario?

Definitivamente los premios Oscar se han desprestigiado demasiado en el último tiempo. Creo que la decadencia vino cuando le dieron el premio a Halle Berry... justo en un año donde reivindicaban a los actores de color...

Saludos

Anónimo dijo...

No sé qué tienen mis películas favoritas que cuando terminé de verlas resonaron en mí por mucho tiempo, es un sentimiento más allá del sólo hecho de decir "está padre" es un sentimiento que te mueve el alma...bueno, ya voy a dejar de lado la cursilería.

"Quisiera Ser Millonario" cuenta la historia de Jamal un repartidor de tés que está participando en la versión Indú del programa de concursos de preguntas y está haciendo historia porque nadie había llegado tan lejos como él, sin embargo la última pregunta puede hacer que gane millones o perder algo más que un premio.

"Quisiera..." tiene una de mis formás de narración favoritas: Anacrónica, de hecho, y créanme que no es spoiler, la película ya nos dice el final, además de numerosos flashbacks que nos cuentan cómo es que Jamal conoce las respuestas.

Es esa narrativa que hace que nos identifiquemos con el personaje, porque aparentemente los conocimientos más significativos en la vida de las personas no se da por los libros o clases, sino por el impacto en nuestra vida.

Creo que la película impacta en el público no por su excelente dirección o la fusión de cine "convencional" con un poco de "Bollywood" (incluyendo sus pegajosos créditos finales) sino por la empatía y realismo que despierta el protagonista: ¿Quién no ha tenido un ídolo de niño? ¿Quién no ha enfrentado un reto enorme? ¿Quién no se ha enamorado de manera profunda?

Danny Boyle es un director poderoso, y aunque no he seguido bien su filmografía demuestra mucha versatilidad y esta película en mi humilde opinión podría ser la mejor de su carrera (al menos lo que he visto) lo cual le representará un enorme reto en el futuro pero creo que estará a la altura de lo que venga.

Que bueno que no escribí esto sobre papel, porque de verdad la cinta me conmovió hasta las lágrimas. La película es cruda, es violenta, es romántica, una extraña mezcla, pero se sabe balancear.

Creo que esta película podrá resonar en el futuro, una vez que terminen de verla, habrán experimentado una experiencia millonaría y créanme el sentimiento que despierte en ustedes durará más que el dinero.
ATTE
IMPALA

Pablo del Moral dijo...

Nico: Muy interesante teoría, y perfectamente lógica, la de crear lazos entre Hollywood y Bollywood, especialmente en tiempos de crisis. En cuanto a los Óscares, yo dejé de creer en ellos mucho antes del premio a Halle Berry, cuando me enteré de que la "Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas" no es un colectivo de sabios ancianos en togas blancas, sino una agrupación de abogados, agentes, etc. que usualmente votan por lo que les convenga más a ellos mismos o a sus influyentes amigos. Además, como me señaló un amigo recientemente, la saturación de información sobre celebridades que absorbemos diariamente (incluso sin desearlo) ha eliminado por completo la "magia" de ver a los ídolos cinematográficos por un momento como personas normales, y no en el contexto de una película. Finalmente, lástima que no te haya gustado mucho Slumdog Millionaire; supongo que yo la disfruté más no tanto por su aspiración al Óscar, sino simplemente como una entretenida fantasía con agradable sabor étnico. Muchas gracias y saludos.

Impala: Gracias por compartir esa entusiasta opinión; definitivamente te gustó la película más que a mi, pues si bien la encontré muy entretenida, no la veo como algo trascendente. Pero de cualquier modo es un excelente logro de un director que admiro, por lo me da gusto adicional el éxito que obtuvo. Un abrazo y mucha suerte.

Vick dijo...

Paseando por tu blog encontre esta critica, y escribo algo porque recientemente vi Sunshine, que me gusto mucho por su dinamica narrativa y actuaciones, y ahora que el señor Boyle gano su premio de la academia (por fin sirve para algo el mencionado premio) espero que su talento cinematografico no decaiga; porque he visto que actores y directores que lo reciben luego ya no continuan filmando, o sus siguientes filmes se vuelven aburridos y sozos, y no continuan la coherencia en su obra, espero que este señor no haya llegado a la mejor parte de su carrera y siga mostrandonos filmes como este.

Pablo del Moral dijo...

Vick: Qué bueno que viste Sunshine. Creo que es mi película favorita de Boyle, y en vista de su filmografía estimo que no será víctima del fenómeno que mencionas. De hecho, espero que su triunfo le de acceso a más guiones y escritores que estimulen su imaginación. Pero el tiempo dirá. Saludos!

Anónimo dijo...

Pablo : ¿ Tu película favorita de Boyle no sería A Life Less Ordinary ? Es que en el blog de Cinencanto le diste un 10 a esa película, mientras que Sunshine recibió un 9 en Cinencanto.

Gracias y saludos.

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: Sí y no. Una calificación alta no significa automáticamente que la película me guste más. Sunshine me gustó mucho por el tema, actuaciones y las increíbles imágenes. Pero sé que el súbito cambio de tono que tiene al final molestará a muchas personas. Por eso tiene una calificación más baja (digamos que desde un punto de vista más objetivo) aunque subjetivamente me guste más. Espero que esto responda adecuadamente tu pregunta. Muchos saludos y gracias.

Vick dijo...

Bueno luego de haberla visto, el señor Boyle volvio fuerte esta decada, siento que su carrera medio se enfrio luego de su debut en Trainspotting, pero esta y las anteriores deja bien plasmado su talento para contar historias de distintos tipos, terror, ciencia ficcion, comedia y drama, (esos siempre han sido los directores interesantes), sentia en ocasiones que estaba emulando a Los olvidados o los 400 golpes, pero a su estilo, me gusta mucho lo que nos cuenta la peli sobre como el personaje principal a sus 18 años sabe mas sobre la vida que mucha gente, debido a que ha tenido que sobrevivir en medio de la pobreza extrema y la desgracia, aunque luego se vaya por el lado romantico, o melodramatico, la pelicula es gratificante y es una experiencia que vale la pena, saludos Pablo.

Pablo del Moral dijo...

Vick: Pues no sé si su carrera se enfrió en ese período. Cierto, desde Trainspotting no encontraba éxito comercial como el de Slumdog Millionaire, pero creo que hizo cosas bastante sólidas y moderadamente reconocidas, como 28 Days Later y Millions. Claro, ninguna ganó Óscares... Muchos saludos y gracias.