martes, 17 de febrero de 2009

Chemical Wedding

¿Dos de mis obsesiones adolescentes juntas en una película? ¿Qué podría salir mal?

Gracias a la música de Black Sabbath, Iron Maiden y Ozzy Osbourne en su faceta solista, mi adolescencia estuvo bien impregnada de corrientes espirituales "alternativas", que me llevaron a leer la Biblia Satánica de Anton LaVey, abundantes libros sobre ocultismo y todo lo que pude encontrar sobre Aleister Crowley, quien a principios del siglo veinte fue calificado como "el hombre más maligno del mundo". Por cierto, la consecuencia de todos esos estudios pseudo-religiosos fue solamente un sano escepticismo sobre cualquier individuo u organización que proclamara ser poseedor del conocimiento espiritual absoluto. Y un par de deslavados tatuajes caseros.

Pero bueno, el punto es que la cinta Chemical Wedding junta esas aficiones adolescentes, pues está co-escrita por Bruce Dickinson (cantante de Iron Maiden), y cuenta una historia ficticia basada en hechos y personas reales ("reales" es en este caso una perspectiva totalmente subjetiva). Dentro de lo real está la existencia del mencionado Aleister Crowley, fundador de una disciplina filosófico-religiosa de inusuales preceptos; la extraña vida y sospechosa muerte de Jack Parsons, respetado ingeniero del Jet Propulsion Laboratory durante el día y fanático ocultista de noche; y la bizarra combinación de ciencia y magia (y excesos hedonísticos) a la que ambos aspiraron. La parte ficticia incluye un experimento de realidad virtual que termina con una reencarnación de Crowley en época actual, quien procede a reclutar adeptos con el fin de realizar el mágico ritual del "matrimonio químico" antes de tres días para poder permanecer definitivamente en nuestro mundo. Sin embargo, a fin de cuentas, esta combinación de hecho y fantasía se traduce en una película difusa y fragmentada, con el más tenue hilo narrativo uniendo escenas de rituales, orgías y lecciones de la disciplina telémica promulgada por Crowley.

En el aspecto ideológico Chemical Wedding me pareció una película fascinante, que me hizo recordar la potencia (y futilidad) de las ideas propuestas por el "Ordo Templi Orientis". Pero como recuento histórico de la vida y hazañas de Aleister Crowley resultó demasiado somera y trivial... aunque hay que reconocer que esa no fue su intención. No obstante, como película también deja mucho que desear, pues aunque logra plasmar intensas escenas inspiradas en la vida de Crowley, sus "enseñanzas" y la saga de Jack Parsons, no logra coherencia suficiente para mantener el interés desde el punto de vista narrativo. Por consiguiente los personajes se sienten huecos y poco memorables, sin personalidad real más allá de su función en la escena que vemos en el momento.

Habiendo dicho eso, debo regresar al contexto ocultista de Chemical Wedding, el cual está dramáticamente expresado en una deliciosa mezcla de densa prosa "noir" y el mejor estilo de la ciencia ficción que reinó en los años cincuentas ("He traducido la magia de Crowley a lenguaje binario"), dando como resultado una espesa sopa de manifiestos e ideas aderezados con misteriosas locaciones académicas, conspiraciones masónicas e historia alternativa de Gran Bretaña. A fin de cuentas no tiene mucho sentido ni mucha lógica, pero escena por escena me pareció simplemente irresistible.

Entonces, para curiosos, entusiastas o estudiosos de Aleister Crowley y su pintoresco "entourage" (siempre y cuando no lo tomen demasiado en serio), Chemical Wedding ofrecerá amplias dosis de asombro, excesos e ingeniosas viñetas que van de lo grotesco al más negro humor profano. Para quien sólo busque una película de terror, creo que hay mejores opciones, más eficientes en su propósito y menos revueltas en su estructura. Para fans de Iron Maiden hay un par de canciones nuevas de Bruce Dickinson (creo que con la colaboración de Adrian Smith) pero, más importante, podrán aprender un poco sobre el trasfondo cultural que dio origen a tantas excelentes canciones de esta y otras bandas. En resumen: buena atmósfera, intrigantes temas, irreverente humor, pero una floja historia demasiado fragmentada para sostener interés. Quizás el futuro nos depare una digna biografía de Aleister Crowley, pero por el momento Chemical Wedding es un adecuado aperitivo, de sabor intenso pero algo indigesto. ¡Buen provecho!
Calificación: 8

4 comentarios:

@lfredo dijo...

Hola, Pablo,¿no es esa la película que en alguna parte del blog de Cinencanto reseñaste que se estaba haciendo? Porque recuerdo que no me dio muy buena espina.
Efectivamente, por lo que uno deduce del post esa peli no es más que un panfleto ocultista, cuya trama no es más que adorno accesorio para plasmar las ideas que le rondan por la cabeza a un roquero aficionado al ocultismo. Y no es que yo vea con malos ojos que alguien haga propaganda de la ideología y creencias que le dé la gana, siempre y cuando lo pagen de su propio bolsillo, sino que creo que hasta para crear un buen panfleto ideológico se debe tener talento, mucho talento (si no lo creen pregúntenle a la Leni Riefenstahl o a Serguéi Eisenstein)

A propósito, también estoy deacuerdo de que se debería hacer una buena película inspirada en la fascinante, heterodoxa y escandalosa vida de Crowley. Por cierto que la primera vez que supe de él fue por un libro, Enciclopedia de los herejes y las herejías (su título original es Crimes of Perception)de Leonard George, en donde se le dedican bastantes párrafos. En fin, un buen bio-pic, que ni sea panfletaria (por favor roqueros-ocultistas abstenerse) ni condenatoria o caricaturezca (aunque no importaría que fuese en tono de comedia), simplemente profunda y humana (por favor, gente de Hollywood abstenerse), es lo menos que creo que merecería "La Gran Bestia".

Si va haber firmas para que se haga esta película me anoto para la petición ;-).

Saludos.

Anónimo dijo...

Pablo : ¿ Qué calificación les darías a The Last Wave y King of the Ants ?


Gracias y saludos.

Anónimo dijo...

Pablo... definitivamente estas peor que el pobre escritor de MISERY... ya que él por lo menos tenía un solo "fan" (enfermo) que sobrellevar.. pero viendo los comentarios QUE TE HACEMOS en cada crítica.. que no son comentarios si no (en un buen porcentaje) ansiosas preguntas acerca de una y otra y otra película .. veo que tendrías que abrir otro espacio .. SOLO para contestar nuestras preguntas ... ya que si en mis manos estuviera.. ya te habría roto una pierna (y ya sabrás que lo que sigue a continuación es cirugía con soplete) para que me contestaras las pobres y tristes dudas que tengo acerca de algunas pelis.. (más allá de que soy consciente de tu esfuerzo por llevar este espacio y que además prometiste y perjuraste de Dios de que no volverías a caer en la trampa absorbente de CINENCANTO, pero como estoy loco ..) .. en fin hoy amanecí con los cables enredados … ¡¡¡

Un abrazo.. César

Pablo del Moral dijo...

@lfredo: En efecto, alguna vez escribí sobre el entusiasmo que me causaba la conjunción de Bruce Dickinson con una biografía (eso pensé entonces) de Aleister Crowley. Y tienes razón al llamarla "panfleto ocultista", pero está realizada con suficiente humor como para disculpar su muy objetiva postura ante la vida y obra de Crowley. En fin, ignoro si alguien esté planeando una biografía formal de este enigmático hombre, pero siempre podemos soñar. Estoy seguro de que alguien en Hollywood verá esta cinta británica y lo "inspirará" al menos a proponer una versión norteamericana. Gracias y muchos saludos.

Anónimo: ¡The Last Wave! Casi había olvidado esa película, pero recuerdo que me pareció tenebrosa e interesante a pesar de su pausado ritmo y seco tono. Me gustaría verla de nuevo para no evaluarla sólo con mi difusa memoria. Y en cuanto a "King of the Ants", le pondría un 8; me gustó mucho la intensidad de la dirección y la febril atmósfera, pero la historia me pareció demasiado simple. Gracias y saludos.

César: Je, je. Muchas gracias por esa interesante analogía, que me hizo reír aunque no considero totalmente acertada ;-) Te aseguro que no me molesta responder los comentarios de los lectores; sólo me preocupa en ocasiones retrasarme mucho, pues estoy poniendo más énfasis en el contenido del blog. Entonces es sólo mi culpa si me agobia responder quince o veinte comentarios en un día porque dejé que se acumularan. Trataré de disciplinarme más en ese aspecto. Muchos saludos gracias a todos.