lunes, 23 de febrero de 2009

El Transportador 3 (Transporter 3)

Bajo la explosiva dirección de Corey Yuen y Louis Leterrier (respectivamente), las cintas The Transporter y Transporter 2 ofrecieron frívola acción respaldada por un sólido protagonista y sutil humor que nos invitaba a no tomar muy en serio sus improbables acrobacias y ridículas premisas. En otras palabras, nada memorable, pero suficientemente entretenidas para garantizar un poco de hueca diversión. No obstante Leterrier no pudo regresar para la tercera parte por estar ocupado dirigiendo The Incredible Hulk, de modo que el productor Luc Besson seleccionó a otro de sus protegidos para dirigirla... desafortunadamente no fue uno de sus más adeptos estudiantes.

No sé si fue la falta de ambición del director Olivier Megaton o la falta de presupuesto, pero El Transportador 3 se siente esta vez pobre y genérica; además, trata de ser ligeramente más realista que la cinta previa, lo cual no es necesariamente malo... el problema es que carece también de la exuberante energía y dinamismo que impulsó el moderado éxito de la serie. De hecho, El Transportador 3 parece una de tantas mediocres secuelas directas a DVD, en las que el protagonista original ha sido reemplazado por algún actor venido a menos o algún luchador en ascenso. Excepto que esta cinta se estrenó en cines con el beneficio del actor original... pero no es difícil imaginarla con Casper van Dien al frente, o mejor aún, Dina Meyer (Transportador femenino... debo registrar esa idea).

Como sea, al principio de El Transportador 3 encontramos al enigmático Frank Martin (Jason Statham) disfrutando su retiro y pescando con su amigo, el inspector francés Tarconi (François Berléanda). Pero cuando la muerte de otro transportador obliga a Frank a aceptar un trabajo que había previamente rechazado, lo vemos nuevamente sumergido en un torbellino de intriga, entregando un misterioso paquete que podría estar relacionado con la peligrosa toxina que un grupo de terroristas tratan de introducir ilegalmente a Europa. Sobra decir que la misión incluye veloces persecuciones, explosiones y una súper modelo ucraniana.

Como puede esperarse, Transportador 3 comienza con una persecución en automóvil, aunque su corta duración y blanda coreografía presagian la mediocridad de la cinta entera. Inicialmente creí que la historia buscaba ser más creíble que sus exuberantes y ridículas predecesoras, pero creo que ese pseudo-realismo fue tan sólo una consecuencia del apático libreto, que no busca aportar nada nuevo a la saga, contentándose con repetir sus previos "grandes éxitos", pero con menor energía, ingenio y visión. Incluso las usualmente vibrantes peleas coreografiadas por Corey Yuen pierden impacto y sentido por la excesiva edición y la pobre dirección de Megaton. Al menos puedo señalar las eclécticas locaciones entre los escasos aciertos de la película, cuyo exótico sabor cosmopolita la enriquece, a pesar de que pasa más tiempo en la pintoresca campiña de Europa Oriental que en sus claustrofóbicas ciudades.

No resulta interesante ni el misterio central de la película, ni sus genéricos villanos. La mencionada modelo ucraniana (Natalya Rudakova) es atractiva, pero su antipático personaje sólo empeora con su pobre actuación. Y el marginalmente gracioso "comic relief", en la forma de François Berléand, simplemente recicla su inexplicable habilidad para controlar con su encanto francés cualquier cuerpo policíaco de Europa. Sólo Jason Statham y su estoico carisma sostienen la película, lo cual no es un gran halago pues no hay mucho que sostener. En fin, supongo que será difícil (e innecesario) esperar una cuarta parte, lo cual puede ser benéfico para la otra saga de acción estelarizada por Statham (Crank y su próxima secuela). Ojalá tenga mejor suerte con esa franquicia, y no la dejen languidecer como ocurrió con El Transportador 3. No hacía falta mucho para complacer a sus fans, y ni eso pudo lograr su insulso director. Lástima.
Calificación: 5

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pablo : ¿ Qué calificación le darías a Hancock ?

Gracias y saludos.

Mario dijo...

Pablo,
Te faltó comentar el papel de Robert Knepper!
Asumo que con lo negativa de tu crítica hacia la película no daba para seguir escribiendo más acerca de ella, pero me gustaría tener tu impresion de este actor, que para mí está un poco desaprovechado, ya que su papel en la serie Prison Break me ha parecido excelente, especialmente en la 1a y 2a temporada.
Atento a tus comentarios.

Mario.

Pablo del Moral dijo...

Anónimo 1: Le daría un 7; esto escribí sobre ella en el blog de Cinencanto: "En cuanto a "Hancock", me gustó mucho la primera hora; pero cuando llega la obligatoria revelación sorpresiva, el guión parece perder el rumbo que llevaba, convirtiéndose en una serie de "deus ex-machina" que se sienten improvisados y arbitrarios. En fin, también me divirtió a pesar de todo, y disfruté bastante la interacción entre Will Smith y el genial Jason Bateman." Gracias por preguntar y muchos saludos.

Mario: Honestamente no tengo una opinión profunda sobre Robert Knepper, pues no acostumbro ver la serie Prison Break (sólo vi el primer episodio y no me llamó la atención). Sin embargo, su papel en Transporter 3 es demasiado simple. No dudo que sea un buen actor, pero el libreto no le da nada interesante que hacer, y me pareció que lo contrataron sólo porque tiene el rostro duro, como corresponde a un buen villano (además ¿se parece mucho a Tim Roth, o es mi imaginación?). En fin, lamento no poder escribir algo más significativo; examinando la filmografía del actor, veo que ha participado en un buen número de cosas que he visto (desde el reciente re-make de The Day the Earth Stood Still, hasta Species III, además de muchas participaciones en series televisivas - ¡incluyendo un episodio de Star Trek: Voyager!) y sin embargo hasta ahora que lo mencionas puse atención a su nombre. Mis disculpas y muchos saludos.