sábado, 10 de marzo de 2012

John Carter: Entre Dos Mundos (John Carter)


Parecía una idea extraña que Disney, una empresa eminentemente familiar y "kid-friendly", decidiera llevar al cine las aventuras de John Carter, creado a principios del siglo veinte por el escritor Edgar Rice Burroughs (más famoso por Tarzan of the Apes) como una especie de "Conan el Bárbaro en el Espacio" (sí, ya sé que Conan fue posterior), cuyos relatos estaban cargados de brutal violencia, seducción femenina y conceptos raciales que hoy podrían parecer políticamente incorrectos, nada de lo cual es compatible con los tradicionales valores de Disney. Pero bueno... aunque obviamente se diluyó bastante la testosterónica prosa de Burroughs, la cinta John Carter: Entre Dos Mundos se esfuerza por mantener el espíritu del personaje, y de paso nos ofrece magníficas imágenes con sólidos efectos especiales (la mayor parte) y excelente diseño de producción. Desafortunadamente el libreto da demasiadas vueltas y se siente tan disperso que no consigue atraparnos en una narrativa satisfactoria.

Tras un breve prólogo ubicado en Marte, la película comienza en la Tierra, en el año 1881, cuando los abogados del millonario John Carter anuncian a su sobrino Edgar (Daryl Sabara) la muerte de su tío, quien le ha dejado en herencia una gran fortuna... y un diario secreto, donde Carter escribió la más extraña aventura de su vida. Entonces Edgar lee el relato, y retrocedemos quince años para encontrar al joven John Carter (Taylor Kitsch) como ex-soldado de la Guerra Civil norteamericana, tratando de dejar atrás la violencia para hacerse rico buscando una legendaria cueva llena de oro. Pero cuando por fin la encuentra, se ve inexplicablemente trasladado a Marte, donde su densidad muscular y la reducida gravedad le dan considerables habilidades físicas. Entonces, casi sin proponérselo, se ve envuelto en la guerra entre las principales razas del planeta, incluyendo a los Tharks (criaturas humanoides con piel verde y cuatro brazos) y los marcianos rojos (por demás humanos). Pero Carter no está interesado en más guerra, sino en regresar a la Tierra para reclamar su oro... ¿logrará hacerlo o morirá peleando en un conflicto que no le corresponde?

Para ser honestos, leí Princess of Mars hace muchos años, así que no recuerdo los detalles del argumento; y tampoco leí el resto de las novelas, así que no estoy seguro si la tergiversada trama de John Carter: Entre Dos Mundos incorpora elementos de los demás libros, o si fue una creación libre de los guionistas Andrew Stanton, Mark Andrews y Michael Chabon (¿para esto ganó el Pulitzer?) Pero sea cual sea el origen del libreto, está tan saturado de personajes, facciones culturales, romance y acción, que cuesta trabajo mantener el interés cuando no hay tiempo suficiente para digerir por completo la confusa mitología de "Barsoom" (el nombre que los nativos dan al planeta Marte), la torpe intriga política (que intenta complicarse con ayuda de conspiradores cósmicos) y el forzado romance entre Carter y Dejah Toris (Lynn Collins), la Princesa de Marte igualmente hábil con una espada que con instrumentos científicos (no, obviamente no está desnuda todo el tiempo, como la describió el viejo verde Burroughs). Todo ocurre muy rápido; no hay tiempo para establecer las relaciones entre los personajes ni contemplar su desarrollo. Los aliados de Carter no tienen motivación concreta, y los villanos son simplemente malos porque así lo requiere la trama. En otras palabras, hay material suficiente para dos o tres películas; y cuando se comprime en dos horas, el resultado es una cinta que trata de ser demasiadas cosas, sin lograr satisfacer por completo en nivel alguno.

Pero no todo es malo... como dije antes, John Carter: Entre Dos Mundos es visualmente espectacular, y resuelve exitosamente algunos conceptos imposibles que aparecen en el libro (como los "caballos" de ocho patas). Quizás Marte (perdón, "Barsoom") debió ser más rojo y no parecerse tanto al desierto de los Estados Unidos, pero bueno... al menos las criaturas y vehículos (con cierto sabor "steampunk") compensan los escenarios francamente terrestres. Lo que no funciona son las escenas donde Carter da enormes saltos; y no solo me refiero al horrible "wire work", sino a los brincos de chapulín que parecen inmunes a la influencia de masa, gravedad o inercia. No digo esto porque quiera realismo científico, sino porque dichas escenas se ven horriblemente falsas, y desmeritan el esfuerzo invertido en crear las exóticas criaturas marcianas. En lo que respecta a los actores, Taylor Kitsch resultó mejor de lo que esperaba (tengo cierto prejuicio contra este actor desde que arruinó el personaje de Gambit -uno de mis favoritos del comic X-Men- en la película X-Men Origins: Wolverine). Su actuación es razonablemente buena, pero no tiene carisma de "estrella de cine" y creo que pudieron encontrar un actor con más personalidad y presencia. Lo mismo aplica al villano, tan blando y genérico que una y otra vez lo confundí con sus esbirros. Dicen que los héroes solo son tan buenos como sus villanos... y en este caso fue lamentablemente cierto. Por otro lado, Lynn Collins tiene más vida en el papel de Xena... perdón, Dejah Toris; aunque debe lidiar con humillantes escenas de damisela en peligro que no encajan bien en su interpretación de mujer audaz e inteligente. El resto de los nombres famosos (Samantha Morton, Willem Dafoe, Thomas Haden Church) están desperdiciados como voces de personajes digitales que no se benefician mucho con ese dinero extra invertido en su creación.

A fin de cuentas me sentí más o menos entretenido con John Carter: Entre Dos Mundos. La acción es ruidosa y dinámica (no la vi en 3D), hay algunos buenos momentos dramáticos (la escena donde Carter evoca la muerte de su familia me pareció un toque brillante... ¿habrá sido idea de Chabon?) y aunque estimo que no será un gran éxito de taquilla, muestra que el director Andrew Stanton (egresado de Pixar) tiene amplio potencial para hacer "cine espectáculo". Tal vez en este caso falló parcialmente porque quiso hacer y decir mucho en poco tiempo; pero el simple hecho de que no haya sido una película hueca e incoherente (como, por ejemplo, el re-make de Clash of the Titans) me da esperanzas de que Stanton logre sorprendernos en el futuro con una película menos ambiciosa pero igualmente pulida. Por cierto... John Carter: Entre Dos Mundos empieza con el clásico logo del castillo de Disney, pero noté que varias familias se salieron del cine; quizás hay momentos demasiado intensos para los niños (nunca pensé ver en una película de Disney al héroe saliendo de las entrañas de un monstruo, al estilo de Dead Alive), o quizás se aburrieron con la cansada intriga política; como sea, no creo que deba tomarse como una cinta infantil, sino como una épica "ópera espacial" para adolescentes y adultos que divierte blandamente sin traicionar por completo la intención de Edgar Rice Burroughs. Creo que me gustaría ver una secuela, pero con un mejor villano. Y, si fuera posible, con un mejor John Carter.
Calificación: 7

12 comentarios:

octopusmagnificens dijo...

Vaya, a mí que Taylor Kitsch me ha parecido lo mejor de largo.

david dijo...

Te imaginas el megaproyecto john carter en manos en mano de Albert Pyum ¿como hubiera sido? oye ¿cuales son esos concepto raciales politicamente incorecto que mencionaste?

zombidromo dijo...

Aghh estoy harto que Hollywood crea que sabe lo que quiero ver, mas bien no hacen las peliculas que me interesarian ver, tipo Oliver Stone, con temas provocativos y actuaciones audaces, en vez de eso puro espectaculo inocuo con heroes tipo Neo que vuelan lo que se les ponga enfrente, bueno ojala a alguien le agrade esta cinta...

Anónimo dijo...

Pablo, ¿qué películas que viste en lo que va de este 2012 te parecieron excelentes pero no te dan ganas de ver de nuevo?


Saludos!

Pablo del Moral dijo...

octopusmagnificens: Quizás fue mi prejuicio contra Kitsch lo que me impidió apreciarlo como protagonista... en fin, veremos cómo le va en futuros proyectos. Gracias y saludos!

David: Uf... buena propuesta. No sé si Pyun como director la hubiera hecho mejor o peor, pero seguramente sería mucho más violenta y "adulta" ;-) En cuanto a los conceptos raciales, Burroughs parece usar las razas marcianas como metáfora (¿o es analogía?) de las razas terrestres. Para bien o para mal, el concepto del "noble salvaje" (como Burroughs describía a Tars Tarkas) era muy usado por escritores del siglo diecinueve y principios del veinte como oblicua referencia a un miembro de la raza negra con características intelectuales de la raza blanca, lo cual hoy sería explosivamente inapropiado. Pero bueno... era otra época. Muchos saludos y suerte!

Zombidromo: Aparentemente muchas otras personas pensaron igual que tu, pues todo indica que John Carter será un fracaso de taquilla, al menos en relación con lo que costó su producción y publicidad. Veremos si Hollywood lo toma como lección para el futuro, o como simple anomalía en el ciclo de "blockbusters". Gracias y saludos!

Anónimo: Pues a ver, checando el archivo del blog (y estirando un poco el significado de "excelente") mencionaría en esa categoría: The Artist, The Help, The Descendants, Hugo, The Girl with the Dragon Tattoo (versión de David Fincher), War Horse y We Need to Talk About Kevin. Saludos y feliz semana!

Alvaro dijo...

Pues la verdad, si no fuera porque el director es Andre Stanton, ni siquiera me molestaría en ver esta película (Sí, ya sé que la historia original fue la piedra angular de muchas producciones como Star Wars e incluso Avatar, pero aún así no me llega a convencer, me parece una mezcla de Prince of Persia, la nueva película de Conan y Avatar...En fin...

Perdón por el off-topic, y seguro ya han preguntado esto antes, pero ¿Qué puntaje le daría "La Historia sin Fin" de Wolfang Petersen, Pablo?

Pablo del Moral dijo...

Álvaro: Je, je... buena comparación. En cuanto a The Neverending Story, la vi hace tantos años que no recuerdo muchos detalles, así que no podría calificarla con mucha precisión (uy, como si fueran "precisas" mis calificaciones ;-) De todos modos diría... ¿8? Gracias por tu interés y saludos!

Ivan Marcelo Pretti dijo...

Pablo, parece que tu "pues todo indica que John Carter será un fracaso de taquilla" se hizo realidad y, según dicen, por poco y arrastra a la Disney a la quiebra.

Recién ahora acabo de verla y la verdad que me gustó mucho más de lo que esperaba. He visto películas mucho peores, pero muuuucho peores, y no se armó tanto escándalo.

Las actuaciones no serán las mejores, pero al menos fueron consistentes. Los efectos especiales muy logrados, la ambientación, algunas escenas dramáticas e incluso algunas partes cómicas estuvieron bastante bien, incluso el pequeño giro del final me resultó interesante.

O mis pretensiones cuando veo una película bajaron demasiado y me conformo con cualquier cosa, o el fracaso de John Carter tuvo más que ver con "estrenada en el momento equivocado". No sé, se me ocurren mil películas peores que no resultaron semejante fracaso de taquilla.

Incluso, si hubiera secuela, iría a verla. Una lástima que haya funcionado tan mal.

Pablo del Moral dijo...

Ivan Marcelo Pretti: Gracias por tu comentario. En lo personal, lo que me desagradó un poco fue la multitud de elementos dramáticos que no "pegaron" bien, así como el débil villano principal. Pero, como dije, coincido en que resulta entretenida, tiene buenos efectos, y también me gustaría ver una secuela donde seguramente se resolverían esos problemas. Tampoco estoy seguro por qué fracasó tan estrepitosamente, pero tampoco creo que lo haya merecido. En fin... la calidad de una película rara vez tiene relación directa con su éxito económico. Que tengas buena semana y saludos!

blackyman dijo...

La verdad a mi me gustó bastante, tanto asi que al dia siguiente seguia pensando en ella, sentí cierta nostalgia de Ciencia ficción clasica y revivi muchos cuentos de este genero. Sí tiene sus fallas, pero creo que no merecia fracasar en taquilla, de verdad hay peliculas muuuucho peores que se ganan la secuela inmediatamente y es una pena para el equipo creativo, mas aun viendo el documento adicional del DVD donde se evidencia lo que demoro cuajar el proyecto, el respeto de los realizadores por el autor y la calidad de la producción.

No hay justicia en este mundo.

blackyman dijo...

La verdad a mi me gustó bastante, tanto asi que al dia siguiente seguia pensando en ella, sentí cierta nostalgia de Ciencia ficción clasica y revivi muchos cuentos de este genero. Sí tiene sus fallas, pero creo que no merecia fracasar en taquilla, de verdad hay peliculas muuuucho peores que se ganan la secuela inmediatamente y es una pena para el equipo creativo, mas aun viendo el documento adicional del DVD donde se evidencia lo que demoro cuajar el proyecto, el respeto de los realizadores por el autor y la calidad de la producción.

No hay justicia en este mundo.

Pablo del Moral dijo...

blackyman: Bueno, lo de la justicia en este mundo ya debería extrañarnos, cuando las cintas más taquilleras son chascos como Twilight... ;-) De todos modos coincido en que debió irle mejor a John Carter. Como escribí, me pareció entretenida aunque me decepcionó un poco el actor principal. Lástima que no haya encontrado a su público; tal vez le vaya mejor en DVD... Un abrazo y gracias por tu comentario!