domingo, 4 de abril de 2010

El Regreso de la Nana Mágica (Nanny McPhee and the Big Bang)

Hace cinco años me sorprendió la original Nanny McPhee por su travieso humor, honestos sentimientos y un destacado elenco que no tomó a la ligera su participación en una obra infantil. Supongo que no fui el único con esa opinión, pues la cinta tuvo inesperado éxito económico, razón por la cual nos llega ahora la obligatoria secuela, creativamente titulada El Regreso de la Nana Mágica. Y aunque carece de la refrescante originalidad de la primera película, al menos comparte algunos de sus atributos, quizás un poco diluidos por limitarse a repetir la premisa, y por exagerar un poco sus más frívolos elementos (como los efectos especiales).

Esta vez la mágica Nana McPhee (Emma Thompson) acude al auxilio de Isabel Green (Maggie Gyllenhaal), agobiada madre de familia que trata de manejar su granja en la campiña inglesa mientras su es
poso pelea en la Segunda Guerra Mundial. Empeorando la situación están las constantes riñas de sus hijos, la inoportuna visita de dos primos de Londres que se consideran demasiado sofisticados para vivir en una granja, y los taimados trucos del Tío Phil (Rhys Ifans), desesperado por ganar control del inmueble para venderlo. Y aunque la intención de la Nana es tan sólo ayudar en el control y educación de los niños, su mágica influencia empieza a manifestarse en todas las necesidades de la familia Green.

Sí, a fin de cuentas El Regreso de la Nana Mágica se siente como un refrito (del refrito) de Mary Poppins, aunque está inspirada en la serie literaria de la Nodriza Matilde, escrita por Christianna Brand. Pero, con medio siglo de diferencia, y con la ayuda de Emma Thompson en su faceta de guionista, la sensibilidad de la película adquiere un simpático balance de humor "políticamente incorrecto", clásica flema británica y un sincero mensaje didáctico de inocente intención e invaluable utilidad. Habiendo dicho eso, la película puede ser bastante lenta, y su estructura me pareció demasiado modular, con un desfile de rutinas cómicas, crisis domésticas y dramas familiares, resueltos por efectos especiales o por las esperadas moralejas que imparten a los niños una lección de moderación, cooperación o disciplina. Pero bueno... los puerquitos haciendo nado sincronizado bastarán para arrancar una sonrisa del público menos exigente.

En cuanto a los actores, Emma Thompson repite con diligencia la rutina de la cinta pasada; quizás el maquillaje cargue con la responsabilidad de dar forma al personaje, pero su pensativa mirada y suaves facciones la mantienen en el plano humano, evitando que se convierta en un "deus ex machina" con vestido y bastón. Maggie Gyllenhaal me impresionó con su interpretación de mujer inglesa, no solo por el acento que adopta, sino por su porte y actitud general. Lástima que no tenga mucho que hacer, al igual que resto del elenco, donde vemos desperdiciados a Maggie Smith, Rhys Ifans y Ralph Fiennes. En fin... ¿mencioné los puerquitos nadadores?

Comparada con alguna secuela animada o caricatura convertida en película, El Regreso de la Nana Mágica puede ser una adecuada alternativa de cine familiar con sólidos valores, un poco de humor y simpáticas imágenes. Sin embargo no la encontré ni remotamente tan graciosa, ingeniosa o subversiva como la original, y supongo que puede tomarse como un simple caso de "secuelitis" sin mayor impacto o trascendencia. Probablemente aburrirá a la "generación SpongeBob", pero algunos podrían apreciar sus más amables y sutiles bondades, de modo que solo la recomendaría para quien no necesita constantes referencias a la "cultura pop", ni canciones de moda, ni a Miley Cyrus para mantener el interés. Y, en el mejor de los casos, puede servir para re-descubrir la original.
Calificación: 6.5

3 comentarios:

arianna dijo...

A mi me gustó, a secas. Puedo decir que es lo mejor que hay en la cartelera para el púbico infantil. Lástima que en el cine donde la vi solo estuviera doblada, me hubiera gustado bastante escuchar como se oye el acento inglés de Gyllenhaal. En algo discrepo contigo, yo creo que las apariciones de Smith y Fiennes fueron precisas y con la carga emocional suficiente para marcar su presencia en la historia.No es mejor que su predecesora,eso lo sabemos, pero creo que es mucho menos frívola que otras cintas infantiles recientes. Faltara ver que tanta aceptación tiene la película para el público al que va dirigida: los escuincles.

Sparky dijo...

Hola Pablo, has visto A Love Song for Bobby Long? Pues no encontré tu crítica y me interesaría saber tu calificación, si es que la has visto.

Saludos.

Pablo del Moral dijo...

Arianna: Coincido con lo que dices sobre Fiennes; me hubiera gustado que apareciera más, pero su escena es buena. Sin embargo sigo sintiendo desperdiciada a Maggie Smith; casi hubiera deseado que ella fuera la madre (o abuela) de los niños, en vez de Maggie Gyllenhaal. Y no lo digo como insulto a Gyllenhaal. En cuanto a su respuesta entre los niños no podría asegurarla: el cine donde la vi estaba prácticamente vacío, incluso siendo una función matutina en Domingo. O quizás eso lo dice todo ;-) Muchos saludos y gracias!

Sparky: Honestamente mis recuerdos de A Love Song for Bobby Long son bastante nebulosos, y no me arriesgaría a ponerle calificación. Pero te puedo decir que me encantó la atmósfera sureña, y agradecí que John Travolta tuviera oportunidad de ofrecer una actuación real, en vez de sus usuales aspavientos como héroe en películas de acción. Quizás la vea de nuevo para recordar por qué tengo buena impresión del resto del elenco. Mis disculpas y saludos!