lunes, 8 de octubre de 2012

Beyond the Black Rainbow

Hay películas buenas. Hay películas malas. Hay películas "tan malas que son buenas". Y más allá de todo eso están las películas "raras", cuyo interés no es complacer al público sino expresar la visión de un cineasta con ideas que no encajan cómodamente en los esquemas del cine tradicional. Estas películas pueden ser pretenciosos caprichos pseudo-artísticos o genuinas obras de arte... pero a fin de cuentas no importa tanto su calidad subjetiva, sino su capacidad para "conectar" con el espectador que entiende (o al menos aprecia) su bizarra estética y torcida narrativa. Beyond the Black Rainbow es una de esas películas, y confieso que me atrapó en su hechizo aunque me cuesta trabajo explicar por qué.

En estos casos parece irrelevante hablar de "argumento", pero haré lo posible por describir la historia... o al menos mi interpretación de la misma: El año es 1983... pero no necesariamente el 1983 que conocemos, sino una versión alternativa, como si la hubieran imaginado los años sesentas. La cinta comienza con un antiguo video promocional donde el Dr. Mercurio Arboria (Scott Hylands) describe su novedosa doctrina psicológica basada en "medicación benigna y una nueva manera de pensar", por medio de la cual será posible alcanzar el potencial de la humanidad para ser feliz (o algo así). Con este fin Arboria estableció un instituto/comuna/laboratorio aislado del mundo exterior, donde ahora el Dr. Barry Nyle (Michael Rogers) realiza ambiguos experimentos centrados en Elena (Eva Allan), una joven con poderes psíquicos que se mantienen bajo control por medio de una extraña máquina geométrica. Pero cuando la muchacha encuentra la manera de escapar, desata una serie de eventos que terminarán en violencia... ¿habrá sido un accidente, o esto planeaba Arboria desde el principio?

Desde luego esa breve sinopsis no describe adecuadamente la exótica atmósfera de Beyond the Black Rainbow, ni su ridículamente parsimonioso desarrollo, y mucho menos la extraordinaria belleza de su diseño de producción, el cual emula los elegantes y minimalistas entornos "retro-futuristas" empleados en el cine de ciencia ficción de los años sesentas y setentas para representar un idealizado porvenir que nunca llegó. Incluso se antoja posible que el director Panos Cosmatos (sí, es hijo del célebre George P. Cosmatos) haya realizado esta película con el único fin de pasear por esos pasillos blancos e inmaculados; esas habitaciones plásticas con muebles orgánicamente extruidos de paredes curvilíneas; y, desde luego, para regodearse en esa rica cinematografía que abruma el ojo y la mente con su agresiva paleta de colores primarios, cuyos contrastes e interacción parecen tan importantes como la trama que adornan. Sí, es probable que Beyond the Black Rainbow pueda descartarse como un frívolo ejercicio de estilo sobre sustancia... pero si le damos la oportunidad de contar su historia, encontraremos elementos muy interesantes detrás de su rebuscada apariencia.

Dicha historia apenas bastaría para llenar un cortometraje de treinta minutos, y ciertamente se siente demasiado “estirada” para ocupar las casi dos horas de Beyond the Black Rainbow; pero me atrevería a decir que el lánguido ritmo no es un "defecto", sino parte integral de la visión de Panos Cosmatos , pues además de incrementar la sensación de amenaza e inevitable catástrofe, sabe que necesitaremos bastante tiempo para digerir las ideas que exponen los personajes, y para deducir la conexión entre escenas de ambiguo significado y confusa manufactura. Hay "flashbacks" que ofrecen "explicaciones" sobre el pasado de los personajes, pero solo nos dejan más incógnitas; y aunque los experimentos del Dr. Nyle pertenecen a la categoría de "científico loco", el director añade una perversa lógica que nos invita a descubrir su auténtico propósito. De hecho, eso podría describir la película entera... a primera vista no tiene sentido, pero en todo momento se siente el ímpetu de un propósito definido, una base firme de ideas detrás de su aparente incongruencia. O quizás todo sea un elaborado chiste e nuestras costillas (al final de los créditos hay una imagen de sospechosa ironía); como sea, prefiero esta apasionada explosión creativa en vez del cinismo y desgano que aquejan al cine hollywoodense.

Las actuaciones de Beyond the Black Rainbow complementan el estilo de la película, superficialmente frías, pero ocultando emociones turbulentas. Y la música... de hecho, sería más apropiado llamarle "paisaje aural", pues acompaña las imágenes con inquietantes sonidos electrónicos que sugieren angustia, repulsión y temor en un nivel visceral, casi primigenio. Excelente trabajo de Jeremy Schmidt, seguramente inspirado por las bandas sonoras ochenteras de Wendy Carlos, John Carpenter y Vangelis. Entonces, es obvio que disfruté inmensamente Beyond the Black Rainbow; pero, como ocurre con otras "películas de culto", no puedo asegurar que funcionará igualmente bien con otras personas. Puede parecer aburrida, pretenciosa e irremediablemente embrollada (y quizás lo sea); pero, como con toda obra de arte, lo importante no es la descripción de sus componentes, sino la reacción que provoca en cada espectador. En mi caso particular fue una experiencia extraña pero positiva… una intoxicante mezcla de Lynch, Kubrick y THX 1138, espolvoreada con esencia de Cronenberg. O, diciéndolo de otro modo, estoy listo para enrolarme en el Instituto Arboria; ojala me den el puesto de “sentinauta”.
Calificación: 9

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Pablo, cuanto le darías a The room?

Yamir dijo...

Simplemente,ojala pueda verla.Lo mas raro que habre visto fue "eraserhead".Dsps la siguen otras,algunas no recuerdo ahora,pero diria"el club de la pelea" "siendo juan malkovich"...uff no recuerdo otras ahora.

Salu2

Anónimo dijo...

Pablo, en la crítica de The Cabin in the Woods, mencionás que hay películas sobresalientes que no te dan ganas de volver a ver. ¿Podrías dar ejemplos?


Saludos desde Bogotá!

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: The Room por sí sola: 4; The Room con comentario de RiffTrax: 9. Saludos y suerte!

Yamir: Creo que Beyond the Black Rainbow se acerca más a Eraserhead que a las otras dos que mencionas. Ojalá no te decepcione (o te aburra :-) Saludos!

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: Entre las más recientes podría mencionar: The Tall Man; To Rome With Love; A Dangerous Method; Detachment; y Resurrect Dead. Saludos y suerte!

Mpicos dijo...

perdón por el off-topic, pero este mes se cumplen 4 años desde que nació este blog y quiero simplemente felicitarlo Pablo por sus textos, antes visitaba más y comentaba mucho por acá, pero sigo revisando eventualmente el sitio,

saludos desde Tijuana! :D

hip hop dijo...

me gusta..

Emilio Alejandro dijo...

El estilo visual de la producción me suena a "La naranja mecánica", habrá que verla!

Saludos Pablo!

Emilio Alejandro dijo...

El estilo visual de la producción me suena a "La naranja mecánica", habrá que verla!

Saludos Pablo!

Anónimo dijo...

Me uno a las felicitaciones de comentarios anteriores.

Feliz cumpleaños Imagen en Negativo!

Pablo, fuiste al concierto de KISS/Motley Crue? Que tal estuvo?

Pablo del Moral dijo...

Mpicos: Qué gusto leerte de nuevo, y muchas gracias por fijarte en el aniversario! No soy muy aficionado a las celebraciones, pero me permitiré señalar también que hace poco llegó a 1000 el número de críticas en Imagen en Negativo. Buen promedio anual, pero mala indicación de mi vida personal ;-) Un abrazo y feliz fin de semana!

hip hop: Ya somos dos ;-)

Emilio Alejandro: Pues... sí, hay ciertas similitudes con A Clockwork Orange, pero creo que 2001 y Solaris siguen siendo mejores puntos de comparación. Como sea, si la vez no dejes de contarnos qué te pareció, y muchos saludos!

Anónimo: Muchas gracias por la felicitación (que de hecho deben compartir todos los lectores). En cuanto al concierto, decidí no ir. Odio con pasión el Foro Sol por su mal sonido, pésima distribución de "asientos", y su desvergonzado diseño para exprimir dinero a los fans. Entonces, como ya vi en vivo a Kiss y Motley Crue varias veces (por separado), decidí ceñirme a mis principios y no darles mi dinero. Habiendo dicho eso, no puedo negar que en retrospectiva me arrepiento un poco... ;-) Saludos y gracias de nuevo!

Yamir dijo...

No pense que lograria verla.Pero lo hice.

Primero,no puedo evitar recordar mucho la pelicula "estados alterados". Es decir,aparte del concepto,es increible como ambas emulan ese gusto"ochentero" de "filmar".Es decir,pareciera que el equipo de grabacion fuera de los 80.Hacen que el terror,sea muy distinto,muy particular.No se si me explico,pero en la critica se menciona este punto asi que si.

En fin,parece que alguien entiendio como se hace cine.Usando los colores y los objetos poniendolos en determinadas portes.La musica,argh,si,cumplio su cometido,electriza los huesos si te agarra desprevenido.Tmb tipo de los 80.

Pero me temo que no me gusto el desenlace.Bah,si y no.No me gusto como se resolviola pelicula:muy convenientemente.Ademas se vio muy forzado.Lo bueno podria decirse que al menos fue un cambio de atmosfera de la pelicula.Una especie de aire fresco por lo distinto,no porque sea algo necesario.Q se yo.Y el final final,mmm,el q ponen despues de los creditos,no entendi.Alguien podria,a riesgo de spoiler,decirme que significo esa imagen final?O algo aproximado?

Ya que estoy,de donde habran salido los sentinautas?

En general,una buena pelicula.2 pulgares arriba

Salu2

Pablo del Moral dijo...

Yamir: Me alegra que te haya gustado, y desde luego entiendo tu descontento con ese extraño cambio de tono al final. Sin embargo, me atrevería a decir que ese fue justamente el propósito del director (SPOILERS!!!) Después de casi dos horas de ambientes estériles y superficies plásticas, de repente salimos al "mundo real" y la cinta se convierte en un "slasher film". No puedo decir que "entienda" la cadena de eventos, pero siento que ese contraste fue parte integral de la narrativa. No sé... es difícil describir racionalmente esta película (lo cual es parte de su atractivo). En cuanto a la imagen final, no puedo evitar pensar que es un chiste para sugerir "todo estaba en la mente de un niño", o algo así. De cualquier modo (como escribí en la crítica), creo que no importan tanto las explicaciones, sino la reacción visceral, y en ese aspecto Beyond the Black Rainbow me pareció un éxito. Ya quiero verla de nuevo ;-) Saludos y feliz semana!

Gorras Planas dijo...

Muy Interesante..

Pablo del Moral dijo...

Gorras Planas: Ya vi Beyond the Black Rainbow como diez veces desde que escribí la crítica y sigue fascinándome ;-) Gracias por comentar y muchos saludos!