viernes, 20 de mayo de 2011

La Versión de Mi Vida (Barney's Version)

No es una biografía "real", pero aún así La Versión de Mi Vida presenta un eficiente modelo que deberían seguir muchas otras "bio-pics", cuya típica falla es preocuparse tanto por dramatizar los "hechos" que pierden de vista la genuina esencia del protagonista. Habiendo dicho eso, la vida que examina esta película no es particularmente fascinante o única. No hay mucho escándalo ni triunfos monumentales; simplemente los vaivenes románticos y existenciales de un mediocre productor de televisión canadiense, cuya propensión a las malas decisiones salpica de tristezas y ocasionales alegrías su insulsa vida. Suena irresistible, ¿cierto? Bueno, en realidad La Versión de Mi Vida puede parecer lenta y demasiado larga, pero se vuelve tolerable gracias al excelente trabajo del talentoso actor Paul Giamatti, quien de algún modo consigue mantener nuestra atención durante los más frívolos momentos en la vida de su patético personaje. Ah, y por si no bastaran los paisajes nevados y constantes referencias al hockey sobre hielo, la película enfatiza su origen canadiense con simpáticos cameos de los directores Atom Egoyan, Denys Arcand y el genial David Cronenberg. Buen detalle que refleja el extraño sentido del humor de esta cinta.

El protagonista es Barney Panofsky (Paul Giamatti), a quien conocemos durante su época bohemia viviendo en Italia a mediados de los setentas entre artistas y escritores, incluyendo sus buenos amigos Boogie (Scott Speedman) y Leo (Thomas Trabacchi). Pero un matrimonio fallido que culmina en súbita viudez lo hace regresar a Canadá, donde empieza a trabajar como productor de una espantosa telenovela. Barney no está satisfecho con su situación laboral, pero al menos tiene empleo seguro y se relaciona con gente interesante... como su segunda esposa (Minnie Driver), con quien se casa más por compromiso social que por auténtico amor. Sin embargo, durante la boda misma Barney conoce a Miriam Grant (Rosamund Pike), y queda inmediatamente prendado de ella. ¿Podrá Barney deshacerse de su estridente segunda esposa para buscar la felicidad con el auténtico amor de su vida?

Pero no piensen que ahí termina la película. El punto de la historia no es llevarnos al "vivieron felices para siempre", sino reflexionar sobre las causas del "pelearon constantemente, hubo traiciones mutuas y terminaron enojados". Y para sazonar el conflicto familiar tenemos también una sub-trama policiaca cuando Barney es acusado del asesinato de su mejor amigo Boogie, aunque nunca se encontró el cadáver. Por eso el Detective O’Hearne (Mark Addy) lo sigue durante años, e incluso escribe un libro sobre el caso (un libro que no tuvo mucho éxito, por cierto). Ese tipo de eventos repentinos y aleatorios llenan las dos horas y cuarto de La Versión de Mi Vida, y aunque algunas veces parecen desconectados de la trama principal (por tenue que esta sea), de vez en cuando regresan para dar nuevo significado a la vida de Barney, o para que comprendamos mejor los motivos de su comportamiento auto-destructivo.

Y ni siquiera he mencionado a Dustin Hoffman, en el corto pero muy divertido papel de Israel Panofsky, el padre de Barney. Su presencia y traviesa personalidad son una influencia constante en su hijo (para bien o para mal), y su falta de auto-censura nos da algunos de los momentos más graciosos de la película... incluso cuando son trágicos. Ya que estamos hablando de actores, tengo que mencionar a Rosamund Pike. Admito que las primeras veces que vi a esta actriz me pareció absolutamente hueca e incompetente, pero con el tiempo se ha convertido en una sólida intérprete capaz de abordar con aplomo y credibilidad todo tipo de papeles, desde científica atómica en bodrios como Doom, hasta estafadora elegante en cine “fino” como An Education. Fue Paul Giamatti quien recibió un Globo de Oro por su trabajo en La Versión de Mi Vida (sin duda bien ganado), pero Pike también hubiera merecido algún reconocimiento por crear a un personaje tan complejo y diverso en relativamente pocas escenas. Hablando de premios, me alegré cuando Rick Baker ganó el Óscar por mejor maquillaje el año pasado, pero ahora reconozco que el veterano Adrien Morot hubiera sido una alternativa aceptable por el impresionante trabajo que realizó envejeciendo al elenco de La Versión de Mi Vida durante los cuarenta años que abarca la historia. Me da gusto cuando un artista que empezó en "cine B" de horror (Decoys, My Little Eye) llega a la prestigiosa alfombra roja.

Entonces, La Versión de Mi Vida es una de esas películas que no cuentan una historia convencional, sino que se enfocan en desarrollar un personaje central con toda la riqueza y detalle posible. El hecho de que tal protagonista sea un patético perdedor solo hace más impresionante el reto que enfrentó el director Richard J. Lewis para hacer interesante la historia, y sobra decir que lo consigue gracias a la intrincada narrativa que construye, y al impresionante talento que puso enfrente de las cámaras. No obstante debo repetir que se trata de una cinta lenta y difusa, sin un hilo dramático tradicional para "enganchar" al espectador, así que no puedo darle una recomendación universal, pues no es lo suficientemente graciosa para clasificarse como comedia, ni tan accesible que pudiera interesarle a cualquier aficionado al drama semi-biográfico. Pero bueno... si no fuera por el inusual tema y por su extraño protagonista, La Versión de Mi Vida podría compararse positivamente con el trabajo de los Hermanos Coen (en particular A Serious Man), o con otras cintas de incuestionable idiosincrasia canadiense, como Les Invasions Barbares y Felicia's Journey. Cada quien tome esa comparación como mejor le parezca.
Calificación: 7.5

6 comentarios:

zombidromo dijo...

Hijo, este señor Giamatti se esfuerza muy bien por darle a la audiencia personajes de calidad, valiendole la taquilla, gracias al cielo por este actor, he oido que su mas nueva WIn Win es aun mejor, esa si ya me deshago por verla...

Mr. Flows dijo...

Su "color" y el ritmo lento que comentas me suena un poco a Sideways, es verdad?

Pablo del Moral dijo...

Zombidromo: De acuerdo! Giamatti, Amy Ryan y el director the Station Agent... suena muy prometedor. Saludos!

Mr. Flows: Pues sí; la historia de Barney's Version es muy distinta, pero sin duda tienen similitudes estilísticas con Sideways, por no mencionar otra brillante actuación de Giamatti como "perdedor" con buen corazón. Saludos!

MARIA JULIA ROBLES QUINTERO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MARIA JULIA ROBLES QUINTERO dijo...

Excelente actuación del protagonista; por lo que coincido, en éste aspecto, con todos ustedes.

Pablo del Moral dijo...

MARIA JULIA ROBLES QUINTERO: Me da gusto que sigan descubriendo esta película después de tanto tiempo. Por alguna razón nunca recibió la atención que merecía... supongo que la falta de "estrellas" contribuyó a que fuera mayormente ignorada por los grandes premios (aunque Paul Giamatti ganó el Globo de Oro ese año). Y, por lo mismo, ahora resulta difícil obtenerla en video casero. En fin; ojalá la encuentres, y muchas gracias por compartirnos tu opinión!