viernes, 30 de julio de 2010

El Aprendiz de Brujo (The Sorcerer's Apprentice)

Supongo que era inevitable... otra película sobre un simpático "loser" cuya vida cambia cuando descubre que es heredero de un poderoso legado que le confiere poderes mágicos, los cuales usa para ganar confianza en sí mismo, conquistar a la chica de sus sueños y, claro, para salvar al mundo de siniestros villanos que quieren destruirlo. ¿Por qué quieren destruir el mundo? Porque son villanos. ¿Por qué son villanos? Porque quieren destruir el mundo. Esa es la máxima profundidad dramática a la que aspira El Aprendiz de Brujo, realizada por el mismo equipo creativo que nos endilgó National Treasure y su rancia secuela. ¿Hace falta decir más?

Quizás sí. El perdedor en turno es Dave (Jay Baruchel), joven estudiante que resulta ser una moderna versión del legendario
Merlín. Pero antes de convertirse en un gran mago, Dave deberá aprender bajo la tutela del enigmático Balthazar Blake (Nicolas Cage), quien lleva más de mil años esperando su llegada. Y justo a tiempo, pues el malvado brujo Horvath (Alfred Molina) escapó de su mística prisión para resucitar a la hechicera Morgana LeFay (Alice Krige), y la alianza de ambos podría desatar inimaginables catástrofes en el planeta entero. Pero más difícil aún será el reto de ganar el corazón de la guapa Becky Barnes (Teresa Palmer), a quien Dave adora desde hace más de diez años...

Además de fundamentarse superficialmente en las ricas leyendas arturianas (¡gracias, dominio público!), El Aprendiz de Brujo tiene la dudosa distinción de ser el re-make de una célebre película de Disney... o, mejor dicho, de la más famosa escena en la clásica Fantasía, donde vimos a Mickey Mouse perdiendo el control de varios implementos de limpieza por usar magia sin permiso de su maestro. Claro que en ese simpático corto no había persecuciones en automóvil, ni rock alternativo, ni referencias a Star Wars. Afortunadamente los guionistas Lawrence Konner, Mark Rosenthal, Matt Lopez, Doug Miro y Carlo Bernard (¡entre más escritores, mejor!) rescatan la situación con amplias dosis de la acostumbrada magia hollywoodense que hace todo automáticamente brillante, incluyendo el "homenaje" a la mencionada escena de Mickey Mouse, pero con Jay Baruchel como el confuso aprendiz... ¡Diversión garantizada para toda la familia! (al menos para aquellas familias que no sepan quién es Harry Potter).

Ironía aparte, El Aprendiz de Brujo es otra de esas aparatosas películas con muchos rodeos que no conducen a nada. Tras la introducción de los personajes, el guión cae en una cómoda rutina que combina las mágicas lecciones del intenso Balthazar, los tímidos avances de Dave en pos de su amada, y la puntual aparición cada diez o quince minutos del villano para generar un poco de drama... o, en otras palabras, para desatar otra exagerada secuencia de efectos especiales que nos saque del estupor producido por la previsible trama. A pesar de todo El Aprendiz de Brujo logra ser pasablemente entretenida por la sólida química entre Nicolas Cage y Jay Baruchel. Este último se está convirtiendo en una versión comercial del "indie" Michael Cera, igualmente accesible pero menos estricto respecto a la calidad de los proyectos donde participa. Por su parte, Cage nos ofrece otra visita a su repertorio de trucos (no mágicos), incluyendo la maniática energía que puede representar desequilibrio mental o simple entusiasmo por su papel. Al menos merece respeto por esa consistencia y optimismo. Finalmente, Alfred Molina tiene la desvergüenza de cobrar un cheque fácil por segunda ocasión en este verano, aprovechando su reputación para dar un poco de credibilidad artística a otra desechable película. De Toby Kebbell no hay nada que decir, pues se ve absolutamente desperdiciado en un torpe papel de "comic relief" que, ni es cómico, ni da "relief".

A pesar de no ser una buena película tengo que darle una leve recomendación a El Aprendiz de Brujo, pues me pareció un poco mejor que otras imitaciones de Harry Potter, y porque el director Jon Turteltaub no será un artista, pero sí un artesano con el suficiente talento para hilar una historia simple y encontrar el ritmo adecuado para no diluirla o complicarla demasiado. En lo que respecta al cine familiar hay mejores alternativas en cartelera (empezando por Toy Story 3); sin embargo El Aprendiz de Brujo puede ser una opción viable que no nos hará maldecir a Disney ni jalarnos el pelo con frustración, aunque no garantizo la ausencia de bostezos. Además, no quiero descartar la posibilidad de que Disney continúe la tendencia, y eventualmente haga un re-make de la escena de la estampida en El Rey León... ¡Imaginen lo que el productor Jerry Bruckheimer podría hacer con eso! Jon Turtletaub, ve preparando tu agenda.
Calificación: 6.5

13 comentarios:

Diego dijo...

La quiero ver y tal parece que no es tan buena como dice tu crítica. Espero no me decepcione.

saludos

Anónimo dijo...

definitivamente no, ya no le pienso dar oportunidad, ni los pocos aciertos que pueda tener me motivan a ver OTRA PELICULA DE UN ADOLESCENTE NERD O SIMILARES QUE DESCUBRE QUE ES ESPECIAL Y QUE TIENE QUE SALVAR AL MUNDO para colmo no faltan el villano que quiere destruir al mundo solo por que son el villano y el clasico maestro excentrico que en enseña al adolescente que como veo en tu critica los hay junto con otros mil cliches , asi que no simplemente no, ya me canse de cintas asi

Anónimo dijo...

Pablo, cual es tu critica y calificacion a la pelicula "Eyes Wide Shut"? Saludos!!

Anónimo dijo...

Anónimo 2: Pablo escribió lo siguiente sobre Eyes Wide Shut en el blog de Cinencanto: "Le daría 6 a "Eyes Wide Shut". Quizás la lucha ética del protagonista resulta más relevante para gente casada, pero para este soltero fue tediosa y poco interesante. Obviamente me hubiera gustado más que Kubrick profundizara en la naturaleza e intención de la "sociedad secreta", pero desde luego ese no fue su propósito, sino examinar el desmoronamiento de un matrimonio. En fin, hubiera preferido que este director viviera al menos para completar "A.I.", pero bueno... así pasan las cosas."

Saludos!

Pablo del Moral dijo...

Diego: Ojalá que no; sin embargo, en mi defensa, puedo señalar que dije: "no es una buena película" ;-) A ver qué te parece. Muchos saludos y que tengas una excelente semana!

Anónimo: Entiendo perfectamente tu posición, y no pretendo defender El Aprendiz de Brujo; simplemente digo que no me pareció TAN mala como otras de similar intención. Claro que eso no la hace buena. Un saludo y mucha suerte!

Anónimo 2: Parece que Anónimo ya te respondió. Saludos!

Anónimo 3: Otro sincero agradecimiento por tu oportuna ayuda. Un abrazo y mucha suerte!

Anónimo dijo...

Hola Pablo:
Aquí más ideas geniales para remakes de famosas escenas de películas disney: la parte en que Jessica Rabbit cae a horcajadas y que según muchos se puede ver que no usa interiores. La podría protagonizar Sharon Stone (mejorada digitalmente). También el famoso diálogo Royale With Cheese de Pulp Fiction. Aunque es de Miramax, la distribuyó Buena Vista, por lo tanto es una película disney. Esta es mucho mejor: el célebre momento en que Julie Andrews se desinhibe y muestra sus pechos en Mary Poppins... (¡un momento! eso salió en Family Guy) Bueno, mejor no les doy más ideas a los "creativos" de disney porque no me están pagando ni un centavo por ellas y no quiero que ese siniestro conglomerado haga más dinero a costa mía. Ya tienen demasiado gracias a las empalagosas basuras a las que nos tiene acostumbrados.
Ahh... Qué bien se siente uno al desahogarse. Recibe un fuerte abrazo, que tengas un excelente fin de semana (yo ya empecé el mío hoy jueves je,je) y saludos a todos!

ATTE: EL SORPRENDENTE HOMBRE SPAM
bajo los efectos de la octava cerveza ;-)

Pablo del Moral dijo...

Hombre Spam: Perdón... me quedé atorado pensando en la escena de Jessica Rabbit y tardé una semana en leer tu mensaje ;-) Y, ya que estamos en el tema, el chiste que mencionas de Family Guy es en realidad una referencia a la auténtica escena "topless" de Julie Andrews en la cinta S.O.B. No preguntes cómo lo sé... Un abrazo y gracias!

Anónimo dijo...

yo jamás vi a Rusell Brand en la película.

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: Uf!! Qué error cometí! Creo que confundí a Toby Kebbell con Russell Brand! Mis sinceras disculpas y gracias por señalar esta pifia. Saludos!

mariano dijo...

Es la primera vez que comento en tu blog a pesar de llevar un par de años leyendote desde tus viejas entradas en cinencanto, bueno solo es para complementar lo que mencionas de fantasía añadiendo que esa escena está basada en una pieza musical llamada L'Apprenti sorcier que a su vez está basada en otra pieza de Goethe. saludos y sigue con tu excelente blog.

Pablo del Moral dijo...

Mariano: Muchas gracias por tu apoyo desde hace tanto tiempo, y por ese interesante dato sobre el origen de esta película. No sabía que tenía influencias tan "clásicas", y será interesante escuchar esa sinfonía de Paul Dukas, que estoy bajando de esta página:
http://goo.gl/xBmR
Un gran saludo y gracias de nuevo!

Anónimo dijo...

La pelicula no me disgusto del todo, es cierto que no es una gran pelicula pero tampoco es una basura, simplemente sirve para pasar el rato, nada mas. Una cuestion que no me gusto para nada es la pelea final ya que no tiene emocion ni es entretenida y como que la hicieron al aventon lanzando Kame Hame Ha como si fuera Dragon Ball. El homenaje a Fantasia pues si no lo hubieran hecho no pasa nada porque no ayuda en nada a la historia.

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: Coincido con lo que dices; y gracias por esa referencia a Dragon Ball! Me hizo reír. Saludos y suerte!