lunes, 5 de enero de 2009

Cine Clásico: Dune (1984)

No sé por qué tardé tanto en escribir sobre Dune, una de mis películas favoritas. Creo que no sabía exactamente qué decir, o cómo excusar sus abundantes fallas... pero después de haberla visto tantas veces, comprendí por qué es repudiada por tantos y adorada por una obsesiva minoría. La respuesta es muy simple, y tiene que ver con la magna novela en la que está inspirada.

El libro Dune, publicado en 1965, es una poderosa combinación de los temas universales y particulares que interesaban al autor norteamericano Frank Herbert, desde el orgánico desarrollo (y caída) de los grandes imperios humanos, hasta la ecología de regiones áridas, que presenció mientras trabajaba como reportero escribiendo artículos acerca del avance de las dunas sobre terrenos fértiles en muchas regiones del mundo. Pero cualquiera que haya sido su inspiración el resultado fue, en mi humilde opinión, una de las mejores novelas de todos los tiempos (y no sólo en el género de la ciencia ficción). El universo que Herbert creó es a la vez inmensamente imaginativo y cruelmente realista, en el que los vicios y virtudes de la humanidad siguen presentes a pesar de los profundos cambios tecnológicos, religiosos y sociales que la humanidad experimentó en 100 siglos de enigmática historia. En resumen, Dune no se siente como un cuento fantástico, sino como una profética lección de historia futura que nos permite re-examinar nuestro presente a través de la especulativa imaginación de un artista genuinamente visionario.

Reduciéndola a sus más básicos componentes, la novela (y la película) siguen la historia de Paul Atreides (Kyle McLachalan), heredero de una aristocrática familia implicada en una conspiración interplanetaria que gira en torno a la producción y control de la especia "melange", la sustancia más valiosa en el universo por permitir el viaje interplanetario. Atreides comienza la película como un adepto príncipe en lucha contra sus enemigos, la familia Harkonnen, pero eventualmente las circunstancias lo llevan al planeta Arrakis, único lugar en el Universo donde se produce la especia, y donde el joven termina aliándose con un grupo de insurgentes guerreros que buscan liberar su desértico planeta de la influencia externa... y al mismo tiempo alterar su ecología para hacerlo más habitable, pero sin destruir la inusual fauna local.

Desde su publicación hubo interés en adaptar la vasta novela a cine, pero el denso material atemorizó a muchos cineastas que no sabían como empezar siquiera a "domar" la compleja historia o como filmarla dentro de un costo razonable. Directores como Alejandro Jodorowsky, Ridley Scott e incluso David Lean (famoso por aquella otra épica desértica, Lawrence of Arabia) intentaron encargarse del proyecto, pero finalmente el productor Dino de Laurentiis (y su hija Raffaella) eligieron a David Lynch para la imposible labor. Hay que recordar que en aquel entonces Lynch no tenía la fama (buena o mala) que ahora disfruta. Dune fue su tercer largometraje, después de la poco vista Eraserhead y la aclamada "película de arte" The Elephant Man. Más aún, cuenta la leyenda que Lynch rechazó la dirección de Return of the Jedi para realizar Dune. No sé si fue una buena o mala decisión (por un lado quizás la saga estaría exenta de Ewoks, pero por otro lado es probable que nada hubiera evitado la eventual creación de Jar Jar), pero a fin de cuentas nos dio una experiencia fílmica única, difícil de asimilar, pero perfectamente adecuada como complemento de la novela Dune. De hecho, la cinta se estrenó dos años antes de la muerte de Frank Herbert, quien aparentemente quedó complacido con la caótica película, considerando que los elementos importantes estaban presentes, y que los cambios y omisiones fueron aceptables considerando la diferencia entre el medio cinematográfico y literario.

Y ahí está la explicación que yo buscaba... la película funciona para gente que conoce bien la novela y al mismo tiempo está dispuesta a disculpar las divergencias en trama, tono y estilo entre la versión escrita y la filmada. Acepto que por sí misma la película es más o menos incomprensible, no sólo por la laberíntica historia, sino por las extrañas decisiones de Lynch (como el uso de voces para implicar pensamientos, que en muchas escenas no queda claro siquiera quién está expresando) y el implacable ritmo, que no se detiene a explicar nada, suponiendo que el espectador hará los saltos lógicos necesarios para conectar a los múltiples personajes y entender las ambiguas relaciones que existen entre ellos. También conviene recordar que en 1984 Hollywood estaba disfrutando aún la novedad de los "blockbusters", una era que comenzó apenas una década atrás con películas como Jaws y Star Wars, las cuales marcaron la transición al cine-espectáculo, cada vez más hueco y más visualmente atractivo. Entonces, cuando en ese contexto llega Dune, con sus mediocres efectos especiales e impenetrable argumento, es fácil imaginar el rechazo del público que esperaba cintas ligeras y espectaculares para entretenerse durante el verano.

Hablando de efectos, vale señalar que los compuestos ópticos que vemos en Dune son inexcusablemente malos, incluso para estándares de los ochentas. El uso de miniaturas es bastante bueno, y las criaturas fabricadas por el célebre Carlo Rambaldi siguen impresionándome, pero esos esporádicos momentos de gran belleza visual tienden a olvidarse ante la avalancha de burdos compuestos en "blue-screen" que apenas serían aceptables en una cinta realizada diez años atrás.

Sin embargo, quien conozca bien la novela encontrará en la película una brillante interpretación visual de sus exóticos paisajes, coloridos personajes y extrañas costumbres. Desde la bizarra apariencia de las "brujas" Bene Gesserit, hasta la puntal escena de la doma del gusano, Lynch creó una serie de épicas imágenes que evocan intensamente las emociones generadas por el libro... pero el precio es que no puede existir como una obra artística independiente, sino que debe ir siempre de la mano de la novela que la inspiró.

Supongo que en ese aspecto hay que aceptar que Dune fue un fracaso fílmico, pues debería sostenerse por sí misma y no exigir que sus espectadores llegaran con previos conocimientos para poder disfrutarla plenamente (incluso hay una versión editada sin el consentimiento de Lynch que extiende la duración a más de tres horas tratando de resolver el problema con la incorporación de más elementos del libro, aunque termina siendo aburrida y revuelta). Pero como fanático de la novela, encontré la película original hipnótica, fascinante y repleta de constantes sorpresas visuales o narrativas en cada escena. Entonces, quizás Dune no logró lo que el estudio esperaba, pero funcionó muy bien para mí y para el pequeño grupo de fanáticos que aún la aclaman como la definitiva adaptación de una novela rica y compleja que no puede traducirse fácilmente a la fórmula fílmica de Hollywood... pero que definitivamente puede adornarse con la visión de un director que supo capturar la esencia de las ideas para trasladarla a la pantalla grande con su gran imaginación.
Calificación: 9

14 comentarios:

NaNcY bOy dijo...

Hola pablo!
Siento una enorme atraccion por el cine clasico, de hecho me atraian mucho las peliculas que ponias en cinencanto como pelicula del mes, porque por lo general eran peliculas que ya tenian tiempo y con una propuesta no se si llamarle distinta o retrofuturista, el caso es que me muero por adentrarme a ese mundo, el problema es que siento que no estoy listo, de hecho tiene tiempo que quiero ver "el topo" y "la montaña sagrada" pero no se... en fin, seguramente pronto las vere, mucha suerte!

Nico dijo...

Pablo: junto con reaparecer quisiera desearte que este año que comienza sea lleno de éxitos en los proyectos que emprendas. Lo mismo deseo a todos los que postean en tu blog.

Me sorprendió ver tu comentario de Dune. Admito que cuando la vi por 1era vez estaba altamente influenciado por Star Wars por lo cual esperaba batllas y más batallas; pero cuando la vi por 2da vez hace un par de años la encontré espectacular. Está claro que es necesario conocer el libro para no perderse dentro de la historia, pero sin duda para mí es una de las mejores películas que he tenido la oportunidad de ver.

Concuerdo contigo en lo referente a los efectos especiales, sin embargo, la gran característica es que la historia era mucho más potente y no dependía de efectos especiales de calidad.

Sin duda una gran obra en tiempos en que las trilogías aún no estaban de moda (actualmente cualquier peliculilla tiene 3 partes ej: Crepúsculo xD), por lo cual sintetizar esa tremenda obra en un poco más de 2 hrs fue una verdadera hazaña y una apuesta arriesgada en unos 80's violentos, llenos de armas, explosiones y héroes musculosos.

Saludos

PD: El mito cuenta que Jodorowsky tenía conversaciones con Pink Floyd para componer la música...

Anónimo dijo...

Pablo : Gracias a tu entusiasta comentario, vi la película Shadow of the Vampire y me gustó muchó. Me pareció una excelente mirada a la construcción de un clásico como Nosferatu.

Muchas gracias, saludos y feliz 2009.

Pablo del Moral dijo...

NaNcY bOy: Ten por seguro que seguiré escribiendo sobre películas clásicas (especialmente cuando se me acaban los DVDs nuevos). En cuanto a Jodorowsky, francamente me es imposible respetar a un cineasta que mata animales en aras de su "arte". Ahí es donde trazo mi línea de tolerancia. Por eso no me ha interesado escribir sobre lo que he visto de su obra. Pero bueno, de todos modos no creo que tengas problema encontrando sus películas, pues hace poco Anchor Bay publicó una colección con las cintas que mencionas y otras curiosidades:

http://preview.tinyurl.com/a5wleu

Mucha suerte y saludos!

Nico: Muchas gracias por tus buenos deseos, que por supuesto son recíprocos. En cuanto a Dune, coincido con tu apreciación (obviamente), y suena interesante tu comentario sobre las trilogías... supongo que si Dune hubiera recaudado más dinero no se hubieran detenido para filmar las secuelas de la novela (aunque sí lo hicieron en el caso de las mini-series del Sci Fi Channel, que me parecieron buenos esfuerzos, pero muy cortas en visión). Muchos saludos y gracias.

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: Me alegra que te haya gustado Shadow of the Vampire. Su inusual estilo la hace una de las más interesantes cintas sobre vampiros que he visto. Muchos saludos y suerte.

Vick dijo...

Yo primero soy fan de David Lynch y hasta esta me gusta, mas que nada por su estilo visual y los efectos en el desierto con los supergusanos, pero lo del voice over cansa y mas bien la pelicula se ve terriblemente cortada, y la version que mencionas de 3 horas, lei en una pàgina que no es mala y le da coherencia a la pelicula, me gustaria verla sin duda solo que esta muy costosa.
Yo veo a Jodorowsky talvez porque soy carnivoro asi que no puedo juzgarlo por matar animales como dices para sus peliculas.

Pablo del Moral dijo...

Vick: He visto la versión de 3 horas, y es muy extraña, pues aunque hay más narración que explica muchas cosas, no hay imágenes filmadas que las respalden, de modo que a veces ponen imágenes fijas (quizás ilustraciones de pre-producción) para acompañar los extensos monólogos. Pero como sea, esa épica versión no está aprobada por David Lynch (incluso el director es el anónimo "Alan Smithee"), de modo que prefiero la versión más confusa, pero más representativa de la visión de Lynch. Pero bueno, si tienes oportunidad de verla es interesante.

Alvaro dijo...

Cuando la vi no me pareció tan "terrible" como había leído en Internet, yo creo que "Dune" es una de esas películas "Chivo Expiatorio" que todos elijen odiar porque sí, como "Death To Smoochy" "Spirit:Stallion of the Cimarron" y "The Cable Guy" (No es que me parezcan incomprendidas obras maestras, es sólo que el odio hacia este tipo de películas parece un tanto desproporcionado)

Alvaro dijo...

Por alguna razón no puedo imaginarme un episodio de Star Wars dirigido por David Lynch...

Pablo del Moral dijo...

Álvaro: Creo que parte de la mala fama de Dune es que funciona mejor si has leído el libro. Si no, entiendo que puede ser terriblemente frustrante. Pero tienes razón al decir que ha sido injustamente despreciada simplemente por su mala fama. En cuanto a Star Wars filtrado por la sensibilidad de Lynch... creo que nunca lo sabremos, pero sospecho que pudo ser fenomenal.

Anónimo dijo...

Hola Pablo:
Vi DUNA a una tierna edad de la que tengo poca memoria (y por tierna edad me refiero a la secundaria, ja, ja) Pero hay cosas que nunca olvidaré y esa es DUNA, con sus impresionantes gusanos teledirigidos por Carlo Rambaldi; la presencia de Sting; y la de "ese gordo que flota" (como se refirió despectivamente a uno de los personajes alguien de la película) La verdad no recuerdo muy bien si la entendí pero sí recuerdo que la disfruté. Y bastante. En todo caso pertenezco a esos profanos que nos atrevimos a verla sin leer la obra del señor Frank Herbert. Me has motivado a conseguir los libros de DUNA, aunque estoy tentado una vez más a ver la película antes que el libro, para revivir aquella chocante experiencia. Un abrazo y saludos a todos.

ATTE: EL SORPRENDENTE HOMBRE SPAM

PD: Creo que EL REGRESO DEL JEDI está bien como está. Lo que Lucas debió hacer fue contratar a Lynch para dirigir los episodios I, II y III de Star Wars y de esa manera no tendríamos la basura de precuelas que tenemos en la actualidad.

Pablo del Moral dijo...

Hombre Spam: Sería interesante el experimento de ver la película antes y después de leer el libro (el primero, pues la cinta sólo cubre ese volumen). Como dije, la película me gustó mucho porque enriquece la experiencia del libro, pero por sí misma podría parecer incompleta. Ojalá te guste igual después de tanto tiempo. En cuanto a Lynch dirigiendo la segunda trilogía de Star Wars, hubiera sido algo extraordinario, aunque dudo que el Lynch de este siglo hubiera accedido a tal empresa. Pero el Lynch de principios de los ochentas quizás hubiera aceptado el reto. En fin, nunca lo sabremos ;-) Muchos saludos y suerte!

Florence (pocha) dijo...

Dune, si, me pasó en tres etapas, me dejó impactada cuando me llevaron al cine de niña. Adolescente me maravillé al darme cuenta que mi banda favorita tenía una letra inspirada en la novela con To Tame a Land (Iron Maiden, hace dos años la logré encontrar en un renta video y definitivamente, me gustó. Que bueno que escribiste sobre esta película, de verdad, casi no conozco a nadie que la haya visto o que la recuerde. A mi nunca se me olvidó. Asi como no olvidé el cristal encantado y tambien la vi hace dos años, y es una hermosura!un trabajo increíble de maquillaje y vestuario, y no se diga la historia... ya me emocioné, la quiero ver de nuevo...saludos!

Pablo del Moral dijo...

Florence: Me da gusto encontrar más gente que aprecie esta casi olvidada película. Por cierto, si te gustó tanto, te recomiendo el libro. Es una de mis favoritas y algunas personas la consideran como la mejor novela de ciencia ficción en la historia (claro, algo muy subjetivo). Saludos y suerte!