martes, 13 de enero de 2009

RocknRolla

Después de la depresión que sufrió la carrera del director Guy Ritchie a principios de esta década, su talento y entusiasmo parecieron resucitar en el 2005 con la cinta Revolver, que encontró muchos detractores pero al menos confirmó que Ritchie seguía en control de su dinámico estilo y que su afinidad por las historias de gángsters modernos seguía intacta. No obstante, su nueva cinta RocknRolla (no tan nueva) sólo logra que esa confirmación se transforme en una pregunta: ¿es esto lo único que sabe hacer?

Al igual que en Lock, Stock & Two Smoking Barrels y Snatch (cintas a las que Ritchie debe su fama y la poca buena voluntad que aún le tenga el público), RocknRolla vuelve a sumergirnos en los laberínticos manejos de la mafia inglesa (y rusa), cuyos pintorescos acentos, coloridos nombres y perfecta ropa no les impide ser brutalmente violentos, increíblemente sagaces y, sobre todo, impredecibles. Esta vez la trama se centra en los problemas que surgen cuando el gélido y eficiente criminal One Two (Gerard Butler) es traicionado por el veterano Lenny (Tom Wilkinson) durante la adquisición de unos terrenos. Entonces One Two y su banda deciden cobrar venganza, pero no será tan fácil pues deberán sortear la densa intriga que rodea al negocio, por no mencionar que cada movimiento que hacen parece incluir nuevos interesados en su plan, ya sea como antagonistas o como cómplices. Y eso no es todo... también hay una valiosa pintura extraviada, una guapa pero fatal contadora interpretada por Thandi Newton... y un "rocanrolero" venido a menos que tendrá inesperada participación en el plan.

Como podemos esperar, RocknRolla derrama estilo y "cool" en cada escena, pero a fin de cuentas encontré la historia tediosa y repetitiva. ¿Cuántas veces podemos ver a los gángsters ser humorísticamente violentos o genialmente locuaces sin que se pierda la energía (y el interés) del confuso libreto? Estoy seguro de que todos los elementos de la trama encajan perfectamente bien, pero para la mitad de la segunda hora ya no me interesó seguir el revuelto argumento, no porque estuviera por encima de mi comprensión (aunque tal vez lo estuvo), sino porque a fin de cuentas es tan arbitrario y caprichoso que no recompensa la atención del público con sólidas causas y lógicas consecuencias, sino con eventos contradictorios que salen de la nada, tratando de lucir el "ingenio" del guión, pero que sólo lograron irritarme.

Aún así me gustó el frenético final de RocknRolla, y también aprecié un par de escenas bastante divertidas (como el robo de un automóvil), pero al cabo de dos horas no sentí la agradable satisfacción que deja una historia interesante y agradablemente compleja, sino sólo el vacuo consuelo de que no perdí el tiempo pues al menos hubo algunos momentos que rescataron la experiencia. Quizás si nunca hubiera visto las mencionadas Lock, Stock & Two Smoking Barrels , Snatch o incluso Revolver (por no mencionar The 51th State , Smokin' Aces o Sexy Beast), RocknRolla me hubiera parecido innovadora y mucho más atractiva. Pero conociendo la obra previa de este director, sólo puedo pensar que presencié un refrito más de su característica fórmula, con distintos actores pero igual tono. Después de verla aún confío en que Ritchie tiene el potencial para realizar mejores proyectos en el futuro... siempre y cuando encuentre una fórmula distinta o un modo de mejorar inmensamente lo que ya sabe hacer.
Calificación: 7.5

2 comentarios:

Orlando dijo...

Hola. En esta ocasión tengo que disentir absolutamente de la opinión del estimabilísimo Pablo, a quien, por las reseñas que he leído, admiro profundamente y le reconozco una óptica mucho muy aguda. A mí esta película me resultó muy divertida y le encuentro muchas cosas buenas. Creo que en la evaluación que hace Pablo, no es completamente justo (¿qué es justicia?, ¿verdad?), ya que evalúa la película con parámetros muy altos, en función de su comparación con las otras películas de este director. Si esta película la hubiera hecho alguien más, creo que Pablo la hubiera calificado más alta. Es como poner una nota más baja al alumno porque uno sabe que puede dar más de lo que dio, no porque haya sido tan bajo su desempeño. En conclusión, a mí, la película me gustó y la recomiendo sin reservas (aunque creo que de poco sirve mi opinión, ya que por ejemplo, yo la ví en una sala literalmente vacía, a no ser por mi esposa y por mí..., algo que no me había pasado nunca). Pero bueno, véanla y veamos que opinan. Saludos Pablo.

Pablo del Moral dijo...

Orlando: Tienes razón... en ocasiones me cuesta trabajo separar la película de la obra previa de su director (o actor, o guionista), pues va unido a mis expectativas. Pero muchas gracias por compartir tu válida opinión, y por señalar ese vicio que espero algún día superar. Un abrazo!