sábado, 17 de enero de 2009

Marley y Yo (Marley & Me)

Durante los primeros minutos de Marley y Yo hay una escena tan ridículamente empalagosa (la pareja besándose en la nieve, mientras comienza la canción Shiny Happy People de R.E.M. ) que creí necesario considerarla irónica, lo cual despertó mi entusiasmo pues pensé que me esperaba una traviesa sátira de las películas "tiernas" sobre animales que cambian la vida de personas que lo necesitan. Después de todo, no me pareció posible que una actitud tan sentimentaloide y "rosa" pudiera tomarse en serio. Sin embargo, conforme avanzó la película me di cuenta de que me había equivocado y no había ironía alguna en el cursi guión.

Marley y Yo sigue las peripecias del epónimo Marley (Clyde), un perro labrador retriever adorable pero indisciplinado que enriquece la vida y cambia las actitudes de sus dueños John (Owen Wilson) y Jennifer (Jennifer Aniston) a lo largo de trece años en los que la pareja experimenta varios cambios, triunfos y las normales vicisitudes de la vida en familia. Eso es todo... no hay realmente una historia definida, sino sólo un desfile de momentos optimistas o dramáticos separados por graciosas anécdotas centradas en el caótico comportamiento de Marley.

Como algunos lectores sabrán, soy amante de los perros (de todos los animales en general), y he vivido literalmente toda mi vida con al menos uno (ahora son cuatro, todos rescatados de la calle) de esos notables animales compartiendo mi casa. Realmente los considero como miembros de la familia y no como juguetes desechables. Ciertamente los cuido y atiendo con gusto, aunque no llevo ese entusiasmo al grado de comprar la revista Dog Fancy ni a tratarlos como mimados niños. Creo que desde su punto de vista todos somos parte de la misma jauría y estoy perfectamente cómodo en ese papel. Y siempre los saco a pasear con correa.

Por eso me irritó ver los forzados chistes que mostraban al perro haciendo travesuras que, en gran medida, podrían haberse evitado con un poco de sentido común por parte de los dueños (¿en serio, amarrar el vigoroso perro a una ligera mesa de plástico? ¿Por qué no mejor atar su correa a la silla de ruedas de un anciano? ¿Qué podría salir mal?). Aclaro: no estoy viendo la película como hechos reales (aunque está inspirada por un libro basado en la vida de su escritor) y espero no estar proyectando demasiado mi ideología en este artículo... simplemente estoy criticando el guión, escrito con el menor esfuerzo posible, amparándose en el factor "cute" del simpático perro y sus juguetonas hazañas. No sentí que la cinta tuviera intención alguna de crear personajes interesantes, situaciones realistas o una historia sólida y entretenida. No puedo negar que reí en un par de ocasiones ("¿De quién es ese perro?"), pero a fin de cuentas Marley y Yo me pareció una versión más "seria" de Beethoven y sus interminables secuelas, que no pasan de ser una exhibición de chascos caninos, pero que al menos no pretenden ser melodramas románticos realistas con personajes sofisticados y actores sobre-pagados. No serán películas perfectas, pero para el caso me gustaron más My Dog Skip y la más aniñada Because of Winn-Dixie; también fueron fábulas pre-fabricadas, pero las encontré un poco más honestas y digeribles que los artificiales sentimentalismos de Marley y Yo.

Me gusta el eventual mensaje de la trama; me agrada la combinación de Jennifer Aniston y Owen Wilson, y la adición del gran Alan Arkin mejora bastante la película (por no mencionar el rápido cameo de Dave Barry, mi humorista favorito); me gusta el perro protagónico y la intención de retratar la relación realista entre canino y humano. Pero no siento que hayan conseguido expresarla de manera balanceada y honesta. Sin embargo, me dieron ganas de leer el libro que inspiró la película, lo cual es el mayor halago que puedo hacer a Marley y Yo. Supongo que puedo recomendarla en su más básico nivel como melodrama familiar con agradables actores, pero no tragué ni uno de sus de sus acaramelados intentos por conmovernos... incluyendo su tremendamente manipulador final.
Calificación: 6

6 comentarios:

Jorge dijo...

A mi siempre me han gustado los perros. Aunque en este momento tengo un gato (ya de 5 años) al cual le tengo mucho afecto.

Tengo que decir que cuando vi esta pelicula la vi ligeramente obligado (iva con unos amigos y amigas, bueno, se puede imaginar la situacion).

Sera porque no me agradan mucho las comediar romanticas. Pero al fin y al cabo Jennifer Aniston subio algo las ganas de entrar al cine.

Para mi fue algo sorprendente que al final senti un ligero nudo y unas escondidas ganas de llorar. No me lo esperaba, tampoco digo que me gusto del todo la pelicula. No se, viendolo desde ahorita si es manipulador el final, muy manipulador. Me manipuló y me sorprendo por ello. Aunque al fin y al cabo no fue una experiencia mala, ni mucho menos.

Saludos....

Pablo del Moral dijo...

Jorge: Gracias por tu perspectiva. Creo que funcionó mejor para ti que para mi, aunque acepto que también me atrajo la presencia de Jennifer Aniston ;-)

jeanett dijo...

Hola Pablo: me gustan la mayoría de tus comentarios, pues generalmente estamos sintonizados. Y esta no es la excepción, a mí me gustan los perros, aunque no tengo; pero al igual que tu me pareció exagerado tanto drama al final de la película, obviamente era para hacernos lloooooorar, luche y luche por no hacerlo, pero bueno al final una o dos lágrimas salieron. Pero aclaro fui a verla por las supuestas buenas recomendaciones que había escuchado, pero ya comprobé que son el resultado que las manipulaciones del escritor... que pérdida de tiempo.... Debiste ponerle 4 en la calificación, no subirle ningún punto por Aniston.jejeje

Pablo del Moral dijo...

Jeanett: Quizás tengas razón... una vez más me traiciona mi debilidad por actrices guapas que tengan sentido del humor ;-) Haré lo posible por controlar esa manía en futuros escritos! Muchas gracias por escribir y recibe un gran saludo; siempre es bueno conocer (o leer) a otra persona que comparte mi gusto por los perros.

andrea dijo...

me parece que es puro resentimiento del escritor del articulo o la critica, pienso que marley and me muestra realmente el cariño que se puede llegar a tener por un animal y mas por el mejor amigo del hombre, es normal que los perrors sean consentidos es cuestion de como cada cual quiera educarlos, el humor de la pelicula es muy agradable ya que no se concibe que un perro pueda a llegar a ser tan terrible y es bueno conocer estas fallas para no repetirlas con los perros de uno, YO SI ADORO LOS ANIMALES Y MAS LOS PERROS yo tengo una labrador retriever y se que es simplemente un relato de una historia maravillosa con un gran compañero

Pablo del Moral dijo...

Andrea: Respeto tu opinión, y te aseguro que yo también adoro a los perros (tengo 3, rescatados de refugios). Mi objeción con la película no tiene que ver con el amor que la pareja tiene por los perros, sino con la poca imaginación del libreto, que no se esfuerza mucho por pintar situaciones más ingeniosas o creativas. Pero por lo demás, creo que ciertamente retrata con fidelidad el intenso lazo entre animalito y humanos. Saludos y gracias por tu comentario!