sábado, 24 de enero de 2009

Hotel Para Perros (Hotel for Dogs)

Hace una semana escribí sobre la irritación que me causó Marley y Yo con su empalagoso sentimentalismo. La lógica dictaría que esta semana Hotel Para Perros debería causar una similar (o peor) reacción por ser aún más irreal, forzada y artificial. Sin embargo, la diferencia está en la intención. Mientras que Marley y Yo pretende ser un semi-serio y realista retrato de la vida con un perro, Hotel Para Perros nunca pretende ser más que una fantasía infantil (producida por Nickelodeon, por si quedaran dudas) sin un atisbo de seriedad, credibilidad... o innovación. El beneficio oculto de eso es que, al no intentar mucho, lo poco que logra basta para cumplir su mediocre función.

Hotel Para Perros
sigue a Andi (Emma Roberts) y Bruce (Jake T. Austin), hermanos huérfanos que han pasado por muchos hogares adoptivos debido a sus travesuras y rebeldía, que incluye mantener secretamente a un perro llamado Friday como mascota. Y ahora, aún con el peligro de perder a su más recientes padres (Lisa Kudrow y Kevin Dillon), los hermanos deciden establecer y mantener un hotel para perros: en realidad un edificio abandonado donde albergan tantos perros callejeros como puedan adoptar, con ayuda de dos empleados de una tienda de mascotas. Desde luego el plan no cae muy bien a los adultos de la localidad, incluyendo a los villanos de la perrera, los vecinos y la policía, que aún persigue a Andi por un par de fraudes que cometió para poder comprar alimento para sus "huéspedes".

Como puede esperarse, el guión de Hotel Para Perros no deja que cosas tan absurdas como la realidad se interpongan en el camino de la historia, de modo que tenemos perros callejeros mágicamente adiestrados para realizar complicados trucos, manejar mecanismos electrónicos que Bruce construye (tan complejos que el niño podría ganar una fortuna escribiendo para la revista Make), una inagotable reserva de piezas para tales mecanismos y, sobre todo, cuatro jóvenes con el suficiente tiempo libre (y la dedicación) para mantener el elaborado hotel. Pero bueno... como dije, la cinta es una fantasía, y si pude tragar los desvaríos de Zathura o Charlie and the Chocolate Factory, sin duda puedo aceptar las inexplicables hazañas perrunas de Hotel Para Perros aunque se desarrolle en el mundo "real", y no en el espacio exterior o en el universo burtoniano... además ¿cómo podría resistirme a una película que se atreve a incluir un perro con tres patas?

El humor de la película (y el inocuo romance entre la chica y un amigo) está a la altura de cualquier programa infantil de Nickelodeon (muy apropiado, supongo) y aunque no logró provocarme más de una o dos sonrisas (el simulador de automóvil es bastante ingenioso), los niños que estaban en el cine rieron con bastante frecuencia (sin contar las instancias de "aaaaooooh" después de alguna escena particularmente "tierna"), lo cual me invita a deducir que la amanerada historia funcionó bien para su público objetivo. Por mi parte, agradecí en silencio varias cosas: que los personajes humanos fueran más o menos simpáticos y con mínima "actitud"; que la fantasía no incluyera mundos mágicos secretos; y que la trama no postulara que la base indiscutible de la felicidad es usar ropa de moda (como en Wild Child y Aquamarine, ambas también con Emma Roberts).

Entonces, contra toda lógica y orgullo propio debo dar una limitada recomendación a Hotel Para Perros como una cordial e inofensiva película para niños que no aburrirá demasiado a los padres, y que al menos transmite moralejas más nobles y útiles que las de tantas otras cintas para niños que sólo buscan explotar modas pasajeras, artistas prefabricados y franquicias televisivas. Sí, es manipuladora, absurda y predecible, pero dudo que funcionara de otra forma. Y si el genial actor Don Cheadle la consideró suficientemente buena para incluirse en su elenco (quizás para pagar la mensualidad de su hipoteca), habrá que aceptar que no fue del todo mala.
Calificación: 6.5

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Entonces supongo que no será tan malo llevar a mis primitos.

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: Yo creo que es bastante inofensiva y divertida para los peques. Ojalá no me equivoque... ya te dirán ellos mismos ;-)

Paulina dijo...

Te has ganado mi respeto eterno por reservarte tus prejucicios y atreverte a ver 'Hotel para perros'. No has perdido fe en el cine.
Qué bueno que no tengo hijos qu me hubieran arrastrado al cine a verla.

Pablo del Moral dijo...

Paulina: Muchas gracias por tus amables palabras! Trato de no pre-juzgar las películas (aunque no siempre lo consigo), porque a veces me sorprenden con algo agradable cuando no lo esperaba. En cuanto a los niños, creo que es peor ir al cine como adulto solo... siento que los empleados están a punto de llamar a la policía. En fin, muchas gracias de nuevo y un saludo!

Anónimo dijo...

que dia es el programa hotel para perros

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: ¿Hay programa? No sabía; yo solo vi la película. Mis disculpas y saludos!

Camilo Perez dijo...

Las mascotas,los seres mas importantes para muchas personas que comparten cariño, compañia y felicidad así como ellas brindan sus cualidades a su amo nosotros debemos demostrarles aun más nuestro aprecio,
nosotros en hotel para perros ibague nos enfocamos sobre todo en el bienestar de los cachorros y adiestramiento mientras sus amigos estan fuera de casa.