viernes, 28 de noviembre de 2008

Red de Mentiras (Body of Lies)

Red de Mentiras cuenta una historia bastante interesante (aunque marginalmente similar a la de la superior The Tailor of Panama): un agente de la CIA encubierto en el medio oriente trata de descubrir a los responsables de una serie de explosiones en sitios públicos, y para hacerlo decide elaborar su propia organización terrorista (o al menos fingir su existencia) para establecer contacto con los auténticos culpables. El problema es que la película cuenta esta historia a través de la fórmula que hemos visto en muchas otras obras similares, lo cual reduce su originalidad al mismo tiempo que la hace ocasionalmente confusa y pretenciosa; tal fórmula consiste en repetición de los siguientes elementos: emocionantes secuencias de acción en las que no sabemos exactamente qué está pasando, seguidas de discusiones a gritos en oficinas donde se disputa la ética de la violencia, para luego visitar las sofisticadas locaciones donde los jefes de ambos bandos evaden diplomáticamente la cruel verdad de sus acciones.

Tras esta bien establecida estructura se esconde el eterno conflicto que provoca la expansión ideológica de distintas culturas. Bueno, para no ser tan diplomático... el eterno conflicto entre los fanáticos político-religiosos del medio oriente y los fanáticos político-religiosos de los Estados Unidos. Hay muchas cosas buenas en Red de Mentiras y nada intrínsecamente malo... el problema es que ya hemos visto demasiadas películas con el mismo mensaje, las mismas controversias e incluso los mismos personajes, desde el "terrorista" árabe cuya misión cobra nuevo sentido cuando la examinamos desde su punto de vista, hasta el manipulador y amoral oficial de alto rango que toma arbitrarias decisiones de vida y muerte desde su cómoda oficina en Washington, sin olvidar al agente de campo, con buenas intenciones pero atrapado entre la disyuntiva moral que genera su trabajo. La política siempre ha inspirado al arte, y sería absurdo creer que la actual situación actual (quizás la más divisiva y controversial que ha ocurrido durante mi vida) no haría lo mismo con el cine; sin embargo, la saturación de obras que visitan los mismos temas termina cansando al espectador y, sin importar la calidad intrínseca de cada película, el movimiento mismo termina perdiendo relevancia e interés en virtud de su repetición. Tan sólo en los últimos años he visto cintas como Lions for Lambs, Rendition, The Kingdom, Syriana, The Traitor, Charlie Wilson's War y no sé cuántas otras (sin incluir las que examinan el conflicto desde el punto de vista de los soldados)... Red de Mentiras es buena, pero a fin de cuentas también es otra más en la larga lista.

Ridley Scott tiene indiscutible talento para estas complicadas historias, que le permiten combinar los estilos de dirección que mejor maneja: acción cruda y realista orquestada con buena visión estética; y enredos dramáticos hábilmente sostenidos por un sólido elenco. En este caso las obvias estrellas son Leonardo DiCaprio (casi repitiendo el ambiguo papel que interpretó en Blood Diamond) y Russell Crowe en su faceta de político blando por fuera pero duro por dentro. Sin embargo, también hay que aplaudir el más sutil trabajo de Mark Strong (físicamente un híbrido entre Andy García y Alexander Siddig) como un ambiguo agente de seguridad jordano con motivos igualmente válidos para estar a favor de los norteamericanos o en su contra. Y finalmente tenemos al elemento romántico en la forma de Golshifteh Farahani como una atractiva enfermera que establece una inverosímil relación con el personaje de Leonardo DiCaprio; el trabajo de la actriz es pulido y creíble, a diferencia de su situación, demasiado forzada y sólo conveniente para generar suspenso durante el improbable final.

Creo que "improbable" también aplica al resto del guión, pero entiendo la necesidad de estirar la credibilidad hasta el límite para poder ofrecernos la mencionada mezcla de acción y política en una proporción accesible y entretenida para el espectador casual que puede estar interesado en el aspecto ideológico del conflicto, pero que a fin de cuentas va al cine para entretenerse un rato (como yo). Scott es un maestro para obtener esa rara alquimia, y Red de Mentiras cumple perfectamente su función de mantener nuestro interés en varios niveles (las mentiras del título pueden aplicar a cualquier relación en la película, incluyendo la del gobierno con el pueblo), con un agradable actor protagónico y un importante mensaje que valida los aspectos más frívolos y espectaculares de la historia. Si no fuera la enésima cinta en ofrecer tales atributos sería aún mejor, pero la saturación de ese mismo estilo la hace simplemente pasable en vez de extraordinaria. En resumen, un buen esfuerzo realizado en un mal momento.
Calificación: 8

7 comentarios:

Nico dijo...

Tengo muchas ganas de ver esta película; la fórmula parece ser insuperable: Crowe y DiCaprio en una película de Ridley Scott.

Si bien parece ser una más de las cintas conspirativas-terroristas-CIA-DEA y todas esas organizaciones juntas, creo que esta tiene el valor agregado que ofrece a un director de alta competencia, actores de renombre y calidad. En este punto tengo que admitir que perdí el prejuicio de "chico lindo-actor limitado" con Di Caprio luego de verlo en Diamante de Sangre, pero aún sigue sin sorprenderme tanto como lo hizo otro "chico lindo-actor limitado" que es Brad Pitt con sus magistrales interpretaciones de Tyler Durden en Fight Club o como El Gitano en Snatch.

De Crowe no hay mucho más que decir que no se sepa.

Resumiendo: nos encontramos frente a una receta común -spaguetti con salsa bolognesa- pero con buenos ingredientes y un excelente chef.

Saludos

Pablo del Moral dijo...

Nico: Muy apropiada tu analogía de spaghetti... y justo ahora que tengo hambre. Coincido con tu opinión; pero como dije en la crítica, me hubiera gustado mucho más la película si se hubiera realizado hace dos o tres años, cuando aún no veíamos tantas similares. En cuanto a DiCaprio, creo que la primera vez que me sorprendió fue en Whatever's Eating Gilbert Grape? No lo conocía de otra cosa (creo que salía en algún sitcom que nunca vi) y por un momento pensé que realmente habían empleado a un actor con deficiencia mental. Una actuación asombrosa de un actor entonces muy joven. Muchos saludos y gracias.

Yamir dijo...

Yo odiaba a di caprio por lo de titanic,por razones infantiles mas que nada,pero en las ultimas peliculas la verdad que tengo que reconocer que la hace bien.Me sorprendio mas cuando interpreto a ese inventor de aviones en "el aviador".

Para agregar
Junto a esta pelicla tmb vi una de Cuba... ese actor bah,la ultima que hizo,como me clavé!Pense que era de guerra de verdad,con visceras y demas,pero en serio,me clavé viendo esa pelicula.

Pablo del Moral dijo...

Yamir: A mi me ocurrió algo similar con DiCaprio: la primera vez que recuerdo haberlo visto fue en "What's Eating Gilbert Grape", y me impresionó muchísimo; pero cuando llegó "Titanic" me pareció que había sacrificado su genuino talento como actor para convertirse en una "estrella" juvenil. Sin embargo, como bien dices, su reciente trabajo lo ha redimido, y creo que cada vez habrá menos gente que siga menospreciándolo por sus obras más ligeras. En cuanto a la película cubana que mencionas, suena interesante... ¿cuál fue el título? Muchos saludos y suerte.

Yamir dijo...

Ya recuerdo, la pelicula de Cuba dooding Jr. o algo asi,se llama "en pie de guerra".

Salu2!

Yamir dijo...

Corrigo,la pelicula se llama "el mundo en guerra" y el actor se llama cuba gooding Jr

Pablo del Moral dijo...

Yamir: Gracias por el tip. No la he visto, pero trataré de rentarla o buscarla en TV. Muchos saludos y suerte.