viernes, 16 de septiembre de 2011

Amigos con Beneficios (Friends With Benefits)

No se si será una coincidencia cósmica o una genuina tendencia social pero, por la razón que sea, el concepto de "amigos con derechos" está de moda en Hollywood. La nueva película Amigos con Beneficios es la tercera producción en menos de un año que gira en torno a esa premisa (después de Love and Other Drugs y No Strings Attached). Y, naturalmente, el mismo tema se utiliza con frecuencia en series televisivas como How I Met Your Mother, Happy Endings y Community, por no mencionar la pésima comedia apropiadamente titulada Friends with Benefits (adivinen de que trata), tan mala que probablemente será cancelada antes de que termine este párrafo. Pero bueno, el punto es que todas estas obras tienen en común la loable intención de subvertir las convenciones empleadas por las comedias románticas, presentando una visión más actual y menos idealizada de las relaciones personales. Sin embargo casi siempre terminan cayendo en los mismos clichés que buscaban evadir.

Caso concreto: Amigos con Beneficios. La trama gira en torno a la ambivalente relación entre Jamie (Mila Kunis), una tenaz "head hunter" corporativa; y Dylan (Justin Timberlake), talentoso diseñador gráfico de Los Ángeles que acepta mudarse a Nueva York por insistencia de la joven, quien recibirá una jugosa comisión por haberlo reclutado. Al principio Dylan está contento con su nuevo empleo, pero se siente solo en la gran ciudad; y como Jamie es la única persona que conoce, empiezan a salir con frecuencia, aunque ninguno de los dos está listo para empezar una relación romántica. Sin embargo no pueden negar su mutua atracción, y por eso deciden entablar una relación meramente sexual, muy pasional en la alcoba, pero sin sentimientos que compliquen la situación. Y al principio funciona... pero será inevitable que el amor empiece a insinuarse en los pensamientos de la pareja, lo cual podría alejarlos para siempre.

Solo una cosa me interesaba en Amigos con Beneficios: la presencia del director y co-escritor Will Gluck, un menospreciado humorista cuya casual energía contribuyó directamente (como director, productor, escritor, creador, etc.) en muchas de mis comedias favoritas, tanto en cine (Fired Up, Easy A) como en televisión (The Loop, Andy Richter Controls the Universe, Grosse Pointe). Si alguien podía encontrar nuevas vertientes narrativas en la cansada premisa de "pareja sexual sin complicaciones románticas" seguramente sería Gluck, cuyo ágil estilo se especializa en combinar ingenio verbal, mal gusto y emociones sorpresivamente honestas. Sin embargo, esta vez el resultado fue... mediocre. Por más que Amigos con Beneficios trate de parecer aguda e irreverente, no consigue innovar sustancialmente sobre lo que hemos visto en otras películas. Y si bien me pareció periódicamente graciosa por sus chispeantes diálogos y escandalosa franqueza, creo que el "casting" falló a tal grado que amenaza con arruinar la película entera.

Primero, lo bueno (o, mejor dicho, lo menos malo): Mila Kunis es exactamente lo que necesita la historia. Su interpretación de Jamie es hasta cierto punto realista como mujer independiente, liberada y con un saludable sentido del humor, que en algunos momentos parece un mecanismo de defensa para ocultar una secreta vulnerabilidad. Me cae bien esta actriz, aunque tiende a repetir el mismo papel en todas sus películas (sí, incluyendo Black Swan) y por lo tanto es difícil evaluar su rango actoral. Pero bueno... en este caso funciona razonablemente bien para las modestas ambiciones del guión. Y por otro lado tenemos a Justin Timberlake, la roca que hunde Amigos con Beneficios. Nunca me interesó su carrera musical (con excepción de los "cortos digitales" que hizo con Andy Samberg), pero como actor me parece carismático, agradable y con una casual simpatía respaldada por el sentido del humor que muestra en casi todo lo que hace (desde su participación "dramática" en The Social Network hasta sus frecuentes apariciones en Saturday Night Live). El problema es que no saba actuar. Encontré imposible aceptarlo como "diseñador solitario sin amigos" porque, simplemente, es incapaz de generar las emociones que deberían definir a su personaje. De hecho, ni siquiera parece el personaje de una historia; solo es Justin Timberlake leyendo un libreto. Y si a eso añadimos el estilo excesivamente casual y "cool" que el director aplica a la cinta entera, tenemos como resultado una experiencia terriblemente forzada, graciosa de vez en cuando, pero a fin de cuentas menos inteligente y satisfactoria de lo que pretende ser.

En cuanto a la historia misma, podemos confiar en que seguirá exactamente la ruta que esperábamos desde el principio. Por más distracciones que Gluck arroje a la pantalla (¡Gratuito cameo de Shaun White! ¡Woody Harrelson gay! ¡Niño mago! ¡Jason Segel y Rashida Jones en una película dentro de la película!) no puede evitar tocar las mismas bases y usar los mismos temas que tanto abusa este género. Y cuando se toma la molestia de señalarlos no parece más inteligente, sino simplemente más cínica en su interpretación de las emociones humanas. Sin embargo es posible que Amigos con Benficios parezca más graciosa, real o perspicaz para quienes estén tratando de conciliar una relación basada únicamente en sexo, y por lo tanto se vean reflejados en esta historia (¡mucha suerte!). Pero como simple entretenimiento no sentí que sus ocasionales atributos y esporádicas risas compensaran sus constante e irritantes fallas. Mejor suerte para Gluck en su siguiente proyecto; ojalá regrese a televisión, donde creo que su particular visión tiende a prosperar con mayor consistencia. Y para Timberlake… seguramente tendrá una exitosa carrera como actor siempre y cuando encuentre papeles que no le exijan actuar (sugiero que estudie la carrera de Channing Tatum).
Calificación: 6

6 comentarios:

Anónimo dijo...

hola, ya viste el piloto de ringer, cual es tu opinion, crees que SMG pueda con los 2 personajes y la serie resulte mas que un placer culpable?

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: Vi el piloto y el segundo episodio. En efecto, creo que podría ser un entretenido "placer culpable", en el estilo de The Vampire Diaries o The Lying Game. Supongo que seguiré viéndolo. En cuanto a SMG, no tengo duda alguna de que pueda con ambos personajes; después de todo no es la primera vez que lo hace, pues en Buffy representó varias veces papeles dobles. La cuestión será que los guiones de Ringer sepan aprovecharla. Gracias y saludos!

rafael ivan dijo...

Y como dijera el chapulin colorado: " Lo sospeche desde un principio".
Pero por ver a la hermosa Milla Kunis me aguanto !!!
Un saludo.

Pablo del Moral dijo...

Rafael Iván: Pues sí, la casi constante presencia de Kunis en la pantalla es el premio de consolación que ofrece esta cinta. Ojalá baste para que disfrutes la experiencia. Saludos y gracias!

David C. dijo...

Buen consejo para Tymberlake. En cuanto a Mila Kunis es hermosisima.

Pablo del Moral dijo...

David C.: De acuerdo! Ojalá la hubieran aprovechado mejor. Saludos!