viernes, 13 de enero de 2012

La Última Noche de la Humanidad (The Darkest Hour)


La nueva película La Última Noche de la Humanidad me pareció notablemente mala, pero debo reconocer esto: su mera existencia hace que otros recientes relatos sobre invasiones extraterrestres parezcan buenos en comparación. Y si bien eso no es razón suficiente para verla, al menos sirve como triste consuelo para quienes desperdiciamos hora y media en esta farsa carente de suspenso, originalidad o ingenio.

La trama sigue a dos programadores norteamericanos de visita en Moscú para finalizar un importante negocio, el cual falla estrepitosamente. Para curar su depresión, ambos jóvenes deciden asistir a un club nocturno, donde conocen a dos guapas turistas con las que entablan amistad de inmediato (aunque sea porque hablan el mismo idioma). Pero cuando apenas empieza la diversión hay un corte eléctrico, aparentemente provocado por un extraño fenómeno electromagnético en el cielo sobre Moscú... el cual resulta ser preámbulo de una invasión de etéreas criaturas extraterrestres semi-invisibles que proceden a desintegrar humanos a diestra y siniestra. Los cuatro jóvenes logran refugiarse en el fondo del club, y cuando finalmente emergen varios días después, encuentran la ciudad desierta y ocasionalmente patrullada por los invisibles invasores, a quienes solo pueden detectar por las perturbaciones eléctricas que generan a su paso. Entonces, sin conocer el rostro del enemigo, y extraviados en una ciudad extraña, el cuarteto (junto con otros esporádicos sobrevivientes) tratarán de escapar a algún lugar seguro. Pero... ¿acaso quedará algún lugar seguro en este mundo invadido?

Quizás en manos de un cineasta más talentoso el concepto de los aliens invisibles tendría mayor potencial, pero el director Chris Gorak (dando un gran paso atrás después de la sólida Right at Your Door) parece usarlo como excusa para ahorrar dinero en efectos especiales. Y, aceptémoslo, los efectos especiales tienden a ser el único elemento rescatable en muchas películas de este tipo (ejemplo reciente: Skyline). Entonces, sin muchos adornos visuales ni personajes interesantes, o siquiera un argumento inteligente, La Última Noche de la Humanidad nos deja a la deriva en su lerda narrativa sin algo a lo que pudiéramos aferrarnos para mantener nuestra atención.

Para empeorar las cosas, los protagonistas son huecos y previsiblemente antipáticos (¿se supone que debemos preocuparnos por ellos solo porque son norteamericanos perdidos en Rusia?), por no mencionar estúpidos, cosa que sus diálogos confirman repetidamente ("Los invasores vienen con un plan" "Sí... ¿y cuál es el nuestro?") Los esfuerzos de los guionistas (¿tomó tres personas escribir esto?) por explotar la naturaleza electromagnética de los aliens bordean en lo ridículo, o contradicen sus propias reglas (creo que debieron investigar mejor los límites de una "jaula de Faraday"), o simplemente conducen a escenas de acción forzadas y carentes de energía. Y, para colmo, el final de la película se siente como un apresurado intento por atar cabos sueltos, pero sin ofrecer una resolución concreta y satisfactoria que pudiera dar significado a los previos noventa minutos.

No veo razón alguna para recomendar esta tediosa película, excepto quizás para estudiosos del género "invasión extraterrestre" que estén cansados de usar la cinta Battle of Los Angeles (no confundir con Battle: Los Angeles) como ejemplo de lo que NO debe hacerse en este tipo de cine. Felicidades, ya tienen un nuevo espécimen para analizar. Y quizás La Última Noche de la Humanidad tenga atractivo parcial para los fans de las películas post-apocalípticas, pues nos muestra algunas desoladoras vistas de Moscú desierta, con interminables filas de automóviles abandonados y pequeños montones de polvo como único rastro de sus previos conductores. Pero por lo demás sugiero evitarla a toda costa, y en su lugar propongo buscar alguna de las abundantes películas (o series de televisión) sobre el mismo tema, muchas de las cuales son igualmente insulsas, pero con suficientes adornos visuales para disfrazar sus limitaciones narrativas y mantenernos entretenidos (no es la solución perfecta, pero bueno...) O, mejor aún, podríamos ver Attack the Block para disfrutar una invasión extraterrestre genuinamente original y divertida, con aliens que sí dan miedo. Lo único atemorizante de La Última Noche de la Humanidad es que alguien espere que paguemos por verla.
Calificación: 4

9 comentarios:

Koolebra dijo...

Estimado Pablo: yo creía que le ibas a dar un 5 a esta película, pero creo que resultó peor de lo que yo imaginaba.
Y déjame decirte que no me cabe en la cabeza que bodrios como éste se exhiban en los cines de mi país con subtítulos a toda hora, mientras que para disfrutar maravillas como "Tintín" o "El Capitán América" tenga que mamármelas dobladas. Esto definitivamente me parece una conspiración de las altas esferas, y la única manera de acabar con esto es... ¡CON BOMBAS!
Te propongo que instalemos hartos coches bomba en los estudios de Hollywood y los hagamos estallar a todos al únísono, tal como en "Arlington Road", una de tus películas favoritas, que demuestra que en este mundo "el crimen sí paga".

Orlando dijo...

siii koolebra que mierda me toca verme Sherlock Holmes 2 doblada.....que mamera

Pablo del Moral dijo...

Koolebra: El problema con tu plan es que probablemente la decisión de exhibir películas únicamente dobladas no salió de Hollywood, sino de los distribuidores locales en tu región. En fin, lo mejor es "votar con nuestro dinero" y no apoyar esta irritante costumbre. Saludos!

Orlando: Qué mal que no den la opción de verla en su versión original... en esos casos la piratería parecería casi justificada... Un abrazo y suerte!

Koolebra dijo...

¿Votar con mi dinero? Eso no sirve para nada... es como tratar de golpear una aplanadora con un guijarro. En cambio, las bombas son mucho más eficientes.

Pablo del Moral dijo...

Koolebra: "Agree to disagree". Saludos!

Koolebra dijo...

"Agree to disagree"
¿Por qué no te gusta la idea de las bombas? ¿Acaso los metaleros no tienen una tendencia destructiva y sueñan con destrucción, muerte y locura? ¿No te gustaría darles una patada en el trasero a esos pelafustanes que tanto odias que nadan en dinero a costa de la gente normal?

Pablo del Moral dijo...

Koolebra: Buen punto. Quizás no soy tan metalero como pensaba... Saludos!

Anónimo dijo...

a mi me gusto esta pelicula para los amantes de extraterrestres esta peliculña rocks ya q deja mucho a la imaginacion como nos comportariamos si estuviesemos en una situacion como esta

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: Qué bien que la disfrutaste, pero honestamente yo sentí que le faltó mucho. Como sea, respeto tu opinión, y que tengas una excelente semana!