lunes, 9 de agosto de 2010

El Profeta (Un Prophète)

Mientras veía El Profeta no puede evitar comparaciones con la reciente cinta Celda 211 (bueno, reciente en mi país), debido que que ambas se desarrollan en una prisión. Sin embargo al final queda muy claro que se trata de historias muy distintas, pues aunque las dos denuncian la corrupción, manejos internos e injusticias que se dan en ese pesadillesco entorno, El Profeta es sin duda una obra más madura, con ambiciones que van más allá del simple suspenso aderezado con comentario social.

El Profeta
se centra en Malik El Djebena (Tahar Rahim), un callado e ignorante joven franco-árabe que es condenado a seis años en presidio por atacar a un policía; y aunque pretende pasar su condena sin problemas, casi de inmediato se ve envuelto (contra su voluntad) en una conspiración para asesinar a un prisionero que testificará en un importante juicio. Como resultado de su complicidad, Malik queda bajo la protección de la mafia corsa que opera dentro de la prisión, y a lo largo de los años va desarrollando una relación con el veterano César Luciani (Niels Aerstrup), lo cual no solo le abre puertas (figurada y literalmente) en la institución, sino que lo educa para tener éxito en el mundo real cuando termine su condena... si es que logra salir con vida.

El drama externo del protagonista podría haber sido el tema de una película más tradicional, pero el director Jacques Audiard prefiere fijarse en la evolución interna, con lo cual logra un relato más íntimo e impactante. El punto de El Profeta no es congraciarnos con Malik, sino mostrarnos su metódico desarrollo, que en muchos aspectos parecería celebrar el ascenso de un joven que descubre su potencial tras una vida carente de oportunidades; pero por otro lado es una sórdida visita a la realidad del presidio, donde el concepto de "rehabilitación" se ignora por completo a favor del entrenamiento de nuevos criminales en un círculo vicioso de ambición y supervivencia. Esta ambivalencia de tono hace la película profunda y perturbadora, pues su realismo no se fundamente a los típicos artificios del género, sino en un estilo narrativo sobrio y natural que no hace trampas para expresar su mensaje, ni se preocupa por requerimientos comerciales.

Naturalmente, el mismo criterio se extiende a las actuaciones. En el pasado he escrito que me gustan los actores capaces de expresar mucho diciendo poco; Tahar Rahim en el papel de Malik es lo opuesto; su impasible rostro hace indescifrables los pensamientos o emociones que experimenta el protagonista durante su cruda "educación". Lejos de dañar la película, esa curiosa decisión actoral hace la cinta todavía más intensa, forjando un personaje de imprevisibles reacciones que nos sorprende con cada revelación de su carácter, ya sea emocional o fríamente racional. Por otro lado, este “hueco emotivo” se combina con la escueta dirección de Audiard para producir una película difícil, que no podría recomendar como simple entretenimiento de fin de semana, sino como una provocativa obra artística con muchos niveles de significado y un fuerte mensaje que no se descarta tan fácilmente como la bolsa vacía de palomitas de maíz. En resumen, El Profeta merece todos los premios que ganó en su país y en festivales internacionales; me da gusto que finalmente haya llegado a México, pues aunque sea tarde podremos disfrutar esta rara muestra de cine relevante, no necesariamente "divertido", pero inmensamente satisfactorio... y un poco deprimente.
Calificación: 9

5 comentarios:

Diego dijo...

Coincido contigo, Pablo, sobre el desarrollo que tuvo el personaje durante su tiempo en prisión. Es verdaderamente una película que asombra. Un proyecto que retoca el tema de la supervivencia de manera simple e intensa al mismo tiempo, debido al respaldo de su guión y dirección.

Quizás una secuela con el mismo equipo (reparto, guionistas y director) podría darle una honesta continuidad a la historia.

Saludos…

Yamir dijo...

ES una lastima que no se exhiba por aqui nunca.La politica de este pais impide que se vean peliculas de esta indole,pues reflejaria aunq sea indirectamente las cosas turbias que se dan.

Antes(me refiera a 20 años o mas) pasaban peliuculas que hacen pensar y ademas estan bien hechas.Desde simple y directas peliculas de poder como las "peliculas romanas"como me gusta decirles a la speliculas sobre gladiadores y emperadores,hasta verdaderas criticas a los vicios y demas,como comedias como la francesa "los repodridos" hasta la que yo oi que se llama " el contribuyente enojado".

Pero quizas haga yo una pelicula sobre como conseguire ver esta pelicula y porque lo hago... (quien sepa de Tinelli sabra de lo que hablo exactamente)

salu2

Anónimo dijo...

Pablo, cuántas ciudades del mundo has visitado?

CABC dijo...

Pablo, como no sé tu correo por eso uso este foro para preguntarte acerca de la película "The Visitor". Simplemente estaba revisando tu crítica the la película "The Station Agent", cuyo director es el mismo.

Viendo tu crítica acerca de "The Station..." creo que "The Visitor" tiene un tono similar y la manera como fluye la trama es muy consistente con el proceso evolutivo de los personajes. El final también es abrupto, pero no por ello coherente.

Simplemente quería preguntarte si la habías visto y que te pareció.

Saludos,

Carlos

Pablo del Moral dijo...

Diego: Sin duda sería interesante una secuela, aunque la verdad me dejó satisfecho el final; encaja muy bien con el sutil estilo narrativo de la película entera. Muchos saludos y suerte!

Yamir: Uf... pues no queda más que desear que mejore esa situación. Ya es bastante malo tener que soportar una atmósfera de incertidumbre política, para que encima de todo también obstruya el entretenimiento necesario para escapar brevemente de la vida cotidiana. En fin, ojalá cambie pronto. Un saludo y ánimo!

Anónimo: ¿Fuera de México? 7, todas ellas en los Estados Unidos. Saludos!

Carlos: Honestamente no sabía de la existencia de The Visitor, pero por lo que dices me interesó verla. Trataré de pescarla en TV o video. Muchas gracias y saludos!