martes, 14 de septiembre de 2010

Una Obsesión Fatal (Beautiful)

Tenía interés en la cinta Una Obsesión Fatal porque en general me gusta el cine australiano. Al igual que otros países, Australia tiende a imitar los géneros más populares de Hollywood, pero con un sabor distinto y particular que los hace parecer casi novedosos. Y entre las fórmulas que mejor interpreta está la del "thriller suburbano", que nos ha dado notables cintas como Lantana, Alexandra’s Project y Angst. Una Obsesión Fatal cuenta con todos los ingredientes necesarios para integrarse a ese grupo: un misterio sin resolver, una idílica comunidad repleta de siniestros secretos, y sólidas actuaciones de un elenco creíble; pero el libreto da demasiadas vueltas y nunca logra decidir lo que pretende expresar, resultando en una película lenta y difusa que no me dejó satisfecho como thriller, aunque me pareció rescatable como simple drama familiar.

La mencionada comunidad es el barrio de Sunshine Hills. Sus coloridos jardines e impecables calles ocultan el miedo de las familias que ahí residen, pues en meses recientes tres muchachas fueron brutalmente asesinadas (bueno, al menos dos... la tercera simplemente desapareció). Y desde luego las sospechas recaen en los enigmáticos habitantes de la casa número 46, donde todos los días puede verse a una mujer asomada a la ventana, como si esperara a alguien. Naturalmente, esto despierta la curiosidad de la rebelde adolescente Suzy (Tahyna Tozzi), quien aprovecha la atracción que ejerce sobre su joven vecino Danny (Sebastian Gregory) para reclutarlo como cómplice en la investigación de las desapariciones... y, concretamente, en los secretos que oculta la casa 46. Pero, como siempre ocurre, las cosas no son lo que parecen, y eventualmente la investigación podría tornarse más peligrosa de lo que ambos pensaban.

El lado oscuro de los suburbios ha sido un tema en boga desde mediados del siglo veinte, y algunos cineastas lo han empleado con excelentes resultados; por el contrario, Una Obsesión Fatal se limita a duplicar los más básicos rasgos del sub-género para darnos una historia al mismo tiempo confusa y predecible, donde el "final sorpresivo" es realmente inesperado... pero no porque sea ingenioso, sino porque llega de la nada, y nos revela que la película entera fue un desfile de engaños y pistas falsas, para llegar por otro camino al mismo destino que sospechábamos desde el principio.

Al menos puedo halagar las actuaciones del desconocido elenco. El joven Sebastian Gregory hace un buen trabajo incluso en las ridículas escenas finales, y se perfila como fuerte candidato para ser seducido por Hollywood (o al menos por el canal Warner). La joven Tahyna Tozzi se luce en un papel deliciosamente manipulador, y su atractivo físico se complementa con buena presencia escénica y facilidad para decir mucho con economía de expresión. También me gustó el trabajo de Asher Keddie como al enigmática Jennifer, atrapada en una casa con un siniestro acompañante. Y los fans de la antigua serie de televisión La Femme Nikita (no la nueva versión con Maggie Q) quizás se interesarán en ver a Peta Wilson en un inusual papel de ama de casa.

Como dije, el argumento da muchos rodeos, y eventualmente nos traiciona con una conclusión arbitraria; pero no puedo negar que Una Obsesión Fatal me pareció interesante y lo suficientemente entretenida para darle una exigua recomendación, aunque sea para tener excusa de admirar la notable cinematografía y tensa atmósfera conseguida por el director Dean O’Flaherty (por no mencionar a Tozzi en traje de baño). En fin... quizás sea buen momento para dejar descansar a "los suburbios" como escenario de crímenes y perversión oculta; después de todo, será difícil que alguien supere Poltergeist, American Beauty o Blue Velvet, aunque no dudo que seguirán intentándolo.
Calificación: 6.5

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Pablo, esto no tiene nada que ver... pero por qué el hombre lobo es tu monstruo favorito? por todas las razones, por cuales?

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: Um... Buena pregunta. Quizás sea porque me gustan los perros (y demás cánidos). O tal vez porque me identifico con los cambios bruscos de personalidad (de niño también me gustaba mucho Hulk). O porque son monstruos predecibles, que pueden prevenir su transformación. En resumen... ¡No sé! ;-) Saludos y gracias.

Anónimo dijo...

Hola acabo d ver esta pelicula y la vdd no entendi el final me lo podrias explicar esqe me qede con cara d qe onda??

Pablo del Moral dijo...

Anónimo: El final es bastante ambiguo, pero mi interpretación es que la narradora (la madre de la muchacha) es responsable por los crímenes... o al menos sabe quién los cometió y por qué. Pero supongo que puede interpretarse de manera distinta. Saludos!

anny roman dijo...

Yo no eh podido encontrar la peli para verla, alguien que me ayude con su url?